Memento y la crisis financiera.

Memento es una película de suspenso estrenada en el 2000, nominada al Globo de Oro por mejor guión y nominada a dos Premios Óscar (por su guión original y edición). Memento es la historia de Leonard, quien sufrió un trauma cerebral que le causó amnesia anterógrada. La amnesia anterógrada es un tipo de amnesia, o pérdida de memoria, donde los nuevos acontecimientos no se guardan en la memoria a largo plazo, es decir, la persona afectada no es capaz de recordar algo si deja de prestarle atención unos segundos.

Este tipo de amnesia es a menudo llamada “pérdida de memoria a corto plazo”. Sin embargo, técnicamente se usa el término amnesia anterógrada puesto que el problema no está en la memoria inmediata sino en los recuerdos a largo plazo

¿Y que tiene que ver esta apasionante película con el contexto económico-financiero actual? Mucho, según mi punto de vista: cada tanto se habla de la crisis del ´30 o hasta de la explosión de la burbuja del NASDAQ en los ´90, pero la reciente crisis de las subprime del 2008-2009 y sus enseñanzas parecen parece haberse evaporado mágicamente de la mente de los inversores, brokers, analistas y, lo que es aún mas preocupante, de los encargados de aplicar las políticas anticíclicas como la SEC (Security and Exchange Comission) o la Comisión Europea.

Crisis..¿que crisis?

Seguramente pocos podrán discutir que nada se hizo en materia de políticas y regulaciones en base a las lecciones aprendidas en 2008: los bancos y brokers vuelven a tomar riesgos exorbitantes y a pagar billones de dólares a sus empleados de rango jerárquico y el FMI y los organismos europeos  presionan a Grecia (el país Europeo que parece estar más comprometido con el pago de su deuda al momento) para que achique el gasto vía ajustes.

Analicemos juntos el porqué estos dos comportamientos mencionados demuestran que los mercados financieros (y, por lo tanto, aquellos individuos que intervienen en los mismos) parecen tener una suerte de amnesia anterógrada como la de Leonard en Memento.

1) Riesgos y pago de bonus a sus empleados por parte de los banco americanos.

Los principales bancos americanos no han terminado aún de devolver los préstamos que les hizo el Estado (con dinero de los contribuyentes) y el riesgo sigue estando latente, ya que un potencial deterioro en el mercado de viviendas podría crear fácilmente nuevos morosos y empeorar drásticamente los estados contables.
Con esta perspectiva, en 2009 sus gerentes y ejecutivos volvieron a llevarse billones de dólares en concepto de Bonus. ¿Cómo se explica esto? Muy simple: dado que los brokers suelen cobrarles a sus clientes un porcentual por el incremento en sus tenencias, al haber subido la bolsa más de un 20% ese año, los activos de los inversores se valorizaron y los bancos pudieron entonces “sacar su tajada”.

Pero hay una parte que no se está teniendo en cuenta en esta ecuación: los inversores venían de un año 2008 en donde tuvieron pérdidas del 40%, con lo cuál, el “rebote” de 2009 no sirvió aún para siquiera alcanzar en términos nominales el nivel pre-crisis. Poco importó esto a los brokers: las comisiones se computan con corte anual (y pago trimestral), con lo cuál 2008 quedó en el pasado y para las estadísticas 2009 comenzó en cero y no un 40% abajo.

Por lo tanto, si en el actual 2010 el mercado llegase a subir, por decir algo, 10% en el año, los inversores aún con esa suba seguirían en valores anteriores a la explosión de la burbuja de las subprime mientras que sus ejecutivos de cuenta volverían a llenarse los bolsillos con los bonus provenientes de las “ganancias” que, como se ven, son ficticias.

Más preocupante aún: la suba del mercado hace que los inversores se muestren más dispuestos a aceptar los ofrecimientos de inversión en Fondos Comunes de Inversión que los mismos brokers administran, dado que la codicia vuelve a entrar en juego.
Los ejecutivos de cuenta suelen cobrar comisiones de hasta el 4% “al frente”, lo cuál quiere decir que se quedan con el 4% de lo que el cliente invierte en el momento de la operación sin importar el éxito o fracaso del fondo y, muchas veces, sin siquiera saber del todo lo que el mismo tiene adentro.

¿Que dice a todo esto la SEC? No mucho, la propuesta de Obama de limitar los alcances de los grandes bancos y brokers americanos  parece estar guardada en algún cajón esperando que la gente se olvide rápido de lo que pasó hace menos de dos años.

2) El FMI y los organismos europeos presionan Grecia para que realice ajustes en su gasto público y así evitar el default de su deuda.

Si algo debería haber dejado la década pasada (llamada también “la década perdida” en materia financiera) es el aprendizaje de que, justamente, un país que se encuentra al borde de la recesión (como lo están actualmente los PIGS: Portugal, Irlanda, Grecia y España) lo último que debe hacer es ajustar su gasto público.

¿Qué deben hacer entonces? Una política exitosa pero poco “simpática” (para el resto de los países) es devaluar la moneda local para ganar competitividad y lograr el ingreso de divisas a partir del aumento de las exportaciones y eventualmente del turismo.

En este caso, son dos los problemas con los cuales se pueden encontrar estos países al querer llevar a cabo esta política: a la ya anunciada oposición del resto del mundo (todos los demás países pierden competitividad cuando un país devalúa) se debe sumar el corsé que significa pertenecer a la eurozona y, por ende, no tener soberanía sobre el uso de la política monetaria.

¿Existe un plan “B”? Si: que el Banco Central de Europa inyecte dinero en estos países vía préstamo para que los mismos puedan afrontar su pago. Esta medida seguramente hará que el Euro se devalúe (tal cuál lo viene haciendo los últimos meses, probablemente anticipándose a esta posibilidad) y la eurozona gane competitividad con respecto a EEUU y China quienes, lógica pero equivocadamente, buscan evitar este escenario de todas las formas posibles.

Conclusiones

El guión de Memento está basado en un relato llamado memento mori (en latín, “recuerda que eres mortal”).

En esta frase puede estar una de las claves para entender lo que está pasando en el presente y lo que nos puede deparar el futuro inmediato: debemos recordar siempre que somos mortales, por más que hayamos salvado nuestra vida de milagro de uno o más accidentes.

El mercado financiero y, a grosso modo, el imperio capitalista,  olvidan que la principal virtud de la civilización es la de aprender de sus errores y que cuando esto no ocurre las cosas se pueden poner muy feas velozmente.

Estamos en un punto de inflexión en el cuál, o se cambia, o se está preparado para soportar una crisis tras otra hasta que la cuerda se rompa y el cambio sea impuesto de manera más traumática.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. ¡Comience a cursar de inmediato!

Descuento activo cursos Enero -30%*
*Válido hasta el 30 de Diciembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Comienzan el Lunes 8 de Enero de 2018
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

3 comentarios
  • Juan Raul
    23 junio, 2010 at 8:06 pm

    Muy buena la nota, estoy de acuerdo en los puntos , que si no cambiamos tendremos nuevas crisis

    Responder
  • miguel
    20 julio, 2010 at 1:18 pm

    excelente, me gustaria saber tu opinion sobre nuestra economia. medio y largo plazo

    Responder
    • admin
      20 julio, 2010 at 3:50 pm

      Hola Miguel, gracias por el comentario. Mis estudiso están más orientados hacia la economía americana. De todas maneras, pienso que los mercados emergentes tendrán un mejor desempeño que las economías desarrolladas en el mediano plazo. Y la Argentina se encuentra en estos momentos en una buena condición Macroeconómica. Saludos.

      Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *