Como defender los ahorros: importancia de la autogestión.

Porque debería una persona dedicar parte de su tiempo libre en aprender a autogestionar sus ahorros?

Usando esta pregunta como disparador es que llego a la siguiente conclusión: porque no le queda otra.

El sistema financiero armado dentro del régimen capitalista se encuentra estructurado de manera tal de que exista un conflicto de intereses entre el cliente (el inversor, ustedes mismos) y el ejecutivo de cuenta.

Generalmente, los instrumentos de inversión que se analizan cuando se sale del rango de las inversiones conservadoras como ladrillos o plazos fijos, se encuentran correlacionados en mayor o menor medida con el mercado de capitales, es decir, la bolsa. Sabido es que la bolsa tiene movimientos bruscos de subas y bajas, muchas veces impredecibles en cuanto a su magnitud y prolongación en el tiempo.

Por tal motivo,  las empresas que eligen este nicho de mercado para realizar sus actividades no quieren saber nada de estar “atadas a resultados”, esto es, que sus ganancias o pérdidas dependan de los movimientos del mercado (sin embargo, ese sentimiento llamado codicia hace que muchas veces bancos como Lehman o Citi o Bearn Stearns se hayan olvidado de esta premisa fundamental), y tratan de que sus ganancias fluctúen lo menos posible bajando poco en épocas de crisis y aumentando en rachas alcistas. Se los puede culpar por ello? Pienso que no, negocios son negocios y una empresa también tiene sus gastos fijos y variables que atender.

Dejaremos para otra oportunidad los métodos mediante los cuales estas empresas hacen valer esta necesidad de no atarse a resultados y mantener constante sus flujos de ganancias, y la vulnerabilidad de cierta ética en cuanto a las recomendaciones interesadas a los inversores desinformados y otras cuestiones para concentrarnos en la pregunta que abre este post.

Vayamos a la práctica. Cuando un inversor concurre con sus ahorros a un banco es recibido por un ejecutivo de cuenta. Un encuentro en donde se va a definir la institución que van a “cuidar” los ahorros de toda la vida de una persona no es lo mismo que un encuentro en donde se realiza una transacción comercial común y silvestre, por lo tanto el ejecutivo de cuenta buscará ganar la confianza del cliente y mostrarse lo más transparente posible para que este le confíe su capital.

Las normas del banco/broker hacen que la ganancia de la empresa esté en un fijo que se le cobrará al inversor (independientemente del éxito o fracaso del mismo con sus inversiones, dado lo expuesto anteriormente), que saldrá de las comisiones por cada operación realizada y/o un fijo anual en concepto de custodia. Ahora bien, el inversor igualmente buscará autoconvencerse de que este ejecutivo de cuenta quiere que sus ahorros crezcan, y que al trabajar de esto sabe mucho más de la bolsa que él mismo y, por lo tanto, la mejor opción es preguntarle a él en donde invertir y el momento oportuno para ello.

Confiando en la buena fe del ejecutivo de cuenta, este querrá que el patrimonio del cliente crezca, aunque quizá no con la misma intensidad que él. De hecho, puede incluso desear con más fuerza que el inversor realice operaciones de compra venta con la mayor frecuencia posible (para que el banco para el cuál trabaja cobre más comisiones y genere mayor ganancia).

El inversor, en este escenario, se encuentra entonces asesorado por una persona que no tiene los mismo intereses que él y que, en algunos casos, hasta pueden ser opuestos.

De que sirve trabajar 10 horas por día para poder generar dinero si luego ese capital va a parar en manos de entidades que piensan solamente su beneficio y no en la de su cliente? Y volviendo a la pregunta principal: Porque debería una persona dedicar parte de su tiempo libre para aprender a autogestionar sus ahorros?

Simplemente, porque de otra manera se encontrará atrapada en una realidad dicotómica en donde solo podrá guardar su dinero en una caja de seguridad o acceder a inversiones de muy bajo rendimientos (y muchas veces nada seguras, y si no recordemos lo que les pasó a los que tenían plazos fijos en la Argentina en 2001) o dárselo a una empresa que, si la dejan, lo direccionará hacia inversiones que estén más relacionadas con sus propios intereses que con los del inversor que asesora.

Como se ve, interesarse por las finanzas en post de generar una autogestión exitosa de los ahorros dejó de ser una posibilidad para convertirse en una responsabilidad que cada persona tendrá, mas temprano que tarde, asumir.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!

Descuento pre-venta cursos Diciembre -30%*
*Válido hasta el 27 de Noviembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Comienzo: lunes 4 de Diciembre
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

2 comentarios
  • bullspread
    28 julio, 2010 at 4:58 pm

    No solo los bancos y gestores atentan contra nuestros ahorros, sino que tambien el gobierno utiliza los fondos de los jubilados (nuestros ahorros) y la inflacion (nuestros ingresos) para financiarse. Por eso, como bien decis, conviene que uno mismo se ocupe de su futuro (dinero), porque nadie lo va a hacer por uno. saludos

    Responder
  • federico medrano
    11 agosto, 2010 at 1:53 am

    Coincido contigo Nicolas. El hecho de que uno mismo debe tomar las riendas del control de sus ahorros NO es un tema menor, por ello estimo relevante contar con buena información. Pero siempre hay que pesar las cosas… a veces lo seguro no es rentable, y quizas lo que si es rentable puede ser muy arriesgado, y ahi entramos en lo que es el “Costo de Oportunidad”.
    El gran dilema…. que hacer?
    Saludos y segui así!!!

    Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *