Muchas pymes fracasan por tener un mal manejo financiero.


A continuación, la entrevista que me hicieron en el diario El Cronista Comercial el pasado 9 de Agosto.

Nicolás Litvinoff es economista. Este año publicó el libro ¡Es tu dinero!. En esta entrevista, asegura que la rentabilidad de una pyme puede aumentar bajando sus costos de financiamiento y da pautas concretas para que la empresa mejore su manejo financiero. Daniela Vilaró – El Cronista.

Cuando una empresa tiene ganancias surgen varias posibilidades: reinvertir dentro de la firma, repartir entre accionistas en concepto de dividendos o cancelar deuda. Pero, cuando se trata de pymes o empresas familiares, se generan conflictos de interés y el dueño no siempre sabe hasta qué punto el dinero es de la empresa o propio. Por eso, hoy es muy importante que el CEO posea también una rica cultura financiera. “En un país donde cada dos o tres años hay una crisis, movimientos importantes en los mercados, cambios en los valores de las cosas y una inflación del 20% anual, el costo de no saber de finanzas es muy alto”, advierte Nicolás Litvinoff. Y avanza: “Podés ser un muy buen gerente al tomar decisiones comerciales, detectar nichos de mercado o contratar recursos humanos. Pero si no manejás bien el tema de finanzas, el proyecto puede fracasar”.

Para un empresario pyme, ligado al mundo productivo, el entonrno de las finanzas puede aparecer como un gran casino.
En primer lugar, el mundo de las finanzas no es sólo bursátil y, por otro lado, dentro de la bolsa no hay sólo acciones, que es quizás la parte más especulativa. Tenés, además, cheques de pago diferido, que son una posibilidad de inversión cada vez más popular y que está ganando volumen. Es una buena alternativa, más barata que los bancos. Hoy, una empresa puede emitir un cheque de pago diferido, pagando un 15-16% de tasa, teniendo en cuenta los costos que tiene de garantía, y de esa manera financiarse a 10 o 15 puntos menos que un banco. Bajando los costos de financiamiento, una pyme puede aumentar la rentabilidad. Otros instrumentos son los fideicomisos, puntualmente cuando una empresa necesita capital.

¿Y cuando tiene exceso de capital?
Saber dónde invertir ese capital es crucial, porque lo puede tener en un plazo fijo o bajo el colchón, en una cuenta corriente. Así, ese dinero se va depreciando mes a mes, con lo cual la ganancia va mermando y el patrimonio de la empresa, también.

¿Por dónde empezar?
El gerente de una empresa, por más que sea pyme, debe tener conocimientos financieros. Y aunque cuente con un gerente financiero debe incrementar su cultura en la materia para ser un interlocutor válido, controlar, medir, marcar objetivos. No se trata de eludir riesgos, sino de aprender a convivir con ellos. Libros, revistas, diarios, cursos de finanzas (con sesgo práctico) son una buena posibilidad. Luego, siempre es útil contratar los servicios de un coach financiero, sobre todo para las primeras operaciones no tradicionales. A veces, sólo bajar los costos financieros de una empresa puede significar un aumento del margen de beneficios.

¿Un ejemplo de cómo bajar costos de financiamiento?
Las empresas suelen cobrar con cheques que, cuando se depositan, tienen un descuento de 1,2% en impuesto al cheque. Si esa empresa abre una cuenta en una sociedad de Bolsa, puede descargar sus cheques en esa cuenta comitente. Hay una ley que dice que cuando ese monto se va a usar para una operación bursátil, no paga impuesto al cheque. Entonces, existe una gama de productos que ofrece una sociedad de Bolsa para invertir. Muchas tienen fondos comunes de inversión (FCI) de plazo fijo, de fideicomiso, de letras del tesoro y bonos de corto plazo. Esos fondos no tienen costo de transacción y los podés tener en cartera el tiempo que quieras, incluso un día. Es decir, si cobrás $ 200.000 de clientes en cheques y si lo depositás en una cuenta en el banco, te van a descontar 1,2%. Ahora, si lo depositás en una sociedad de Bolsa y, una vez que se acredita comprás un FCI de fideicomiso y lo vendés al día siguiente, te ahorrás el 1,2%. Hay FCIs que no tienen costo alguno. Puede parecer poco, pero si tenés casi 14% de ahorro anual en montos importantes, cambia el enfoque. Es un claro ejemplo de cómo pueden bajar costos financieros, de una manera transparente.

¿Los argentinos tenemos una pobre cultura financiera?
En la Argentina, tenemos arraigadas costumbres que no son muy sanas, como gastar de más. Al haber poco crédito, muchas pymes se financian a tasas muy altas en cuevas o casas de cambio, y a veces tienen que cambiar cheques de proveedores o propios a tasas que a veces superan el 10% mensual. Para que un negocio tenga rentabilidad, cuando está financiando a tasas de 120% anual, tiene que tener márgenes altísimos. Muchas empresas, incluso sin darse cuenta, fracasan por tener un mal manejo financiero.

¿Al armar una cartera de inversiones hay que estar dispuesto a perder?
Hay que tener siempre presente una de las máximas de las finanzas: a mayor rentabilidad, mayor riesgo. Los portafolios de inversión de las pymes deben estar diversificados y con un foco especial en el ahorro financiero en cuanto a los costos de financiación. Por eso,la persona debe tener conciencia de cuáles son las necesidades de capital que va a tener en los próximos meses. Si lo va a necesitar en el corto plazo, es distinto. Si va a invertir en acciones, debe estar dispuesto a que ese patrimonio fluctúe un 30 o 40% hacia arriba o hacia abajo, lo cual es un número muy importe. Entonces, hay que estar dispuesto a perder cuando invertís en acciones. Con otros instrumentos no, como los bonos. Una empresa puede tener una cuenta en el exterior, es legal y, por caso, invertir en un mercado como el estadounidense con costo bajísimo.

¿Hay un capital mínimo para empezar?
No me gusta hablar de mínimos. Se puede abrir una cuenta en una sociedad de Bolsa por $ 2.000; o una una cuenta en un broker online a partir de los u$s 3.500. Siempre es útil empezar a hacer ese tipo de cosas.

¿En qué recomienda invertir?
Los FCI, sobre todo los de fideicomiso, van aumentando el valor de la cuota parte todos los días y tienen una tasa anual del rendimiento aproximadamente del 13%. Siempre los recomiendo porque tienen una tasa apenas superior a la de un plazo fijo y liquidez en 24 o 72 horas.

¿Y en cuanto a sectores?
En el largo plazo, la nanotecnología es una industria que tiene un gran potencial. En algún momento debería haber una explosión también en el sector de biotecnología y el sector bancario, que está muy castigado, tendría que recuperar. Son cosas, de todas maneras, que hay que ir actualizando constantemente.

Tras el último crack, los mercados tienen muy mala imagen. ¿Hay que seguir invirtiendo?
La Argentina tenía una pésima imagen (y con toda razón) a la salida del default del 2001 y los analistas decían que iba a pasar muchísimo tiempo antes de que algún inversor extranjero volviese a invertir en el país. Menos de dos años más tarde, llovían capitales seducidos por tasas de rentabilidad altísimas. Los inversores no son de ofenderse, y si lo hacen, se les pasa bien pronto cuando ven oportunidades de ganancias extraordinarias.

La mala imagen de los mercados de capitales por la crisis del 2008 ya está bastante olvidada, en parte por la suba del 24% que tuvo el S&P 500 (índice que mide las acciones líderes americanas) en 2009. Para mí, la única opción es tener el dinero trabajando y que vaya rindiendo intereses todos los meses. Más o menos, pero rindiendo.

El factor emocional
En su libro ¡Es tu dinero!, de editorial Granica, Nicolás Litvinoff refuerza la cuestión del autoconocimiento personal a la hora de encarar una estrategia financiera. Por eso, los dos primeros capítulos tratan sobre finanzas del comportamiento, es decir cómo influye la parte emocional dentro de las finanzas.

En este camino para definir qué tipo de inversionista es cada uno, toma un esquema elaborado originalmente por el gurú de los negocios, John Burley, quien clasificó seis tipos de personas que quieren hacer negocios con su dinero. El esquema contempla: los deudores (resuelven sus problemas de fondeo pidiendo dinero prestado); los ahorristas (ahorran pequeñas sumas y las colocan en instrumentos de bajo riesgo y corto plazo, pensando en consumo futuro); los “inteligentes” (estereotipo bajo el que se reúnen profesionales que consideran al mundo financiero sumamente complejo, desconfiados de toda inversión o jugadores que se acercan al mercado como un habitué al casino); los amantes del largo plazo (su principal virtud pasa por la planificación financiera y la seriedad con la que evalúan riesgos y retornos esperados); los sofisticados (con gran experiencia en el mercado, se concentran en pocas operaciones que conocen bien) y los capitalistas (su objetivo es incrementar su riqueza, saben manejar el riesgo y obtener ganancias incluso sin arriesgar capital). Una guía para, primero, saber dónde estamos parados y, luego, para definir dónde queremos llegar.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!

Descuento pre-venta cursos Diciembre -30%*
*Válido hasta el 27 de Noviembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Comienzo: lunes 4 de Diciembre
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

2 comentarios
  • Alfredo Martín
    15 septiembre, 2010 at 7:28 pm

    Es difícil plasmar en palabras lo que uno siente al realizar una inversión.
    Los sentimientos en la previa, al planear una estrategia, durante la planificación, a la hora de hacer la inversión y luego en la espera de los resultados son tremendos porque de acuerdo a la naturaleza de la inversión sea esta de corto, mediano o largo plazo los sentimientos trascienden estos periodos de manera diversa. Al principio puede darse un insomnio creativo reflexivo sobre la idea a llevar a cabo, lo que le imprime un cierto cansancio al cuerpo, luego hay algo de ansiedad para llevar a cabo la estrategia que se va agudizando en la medida que crecen las expectativas de obtener muy buenos resultados hasta no verlos concretos, siendo estos buenos resultados, imagínense si los resultados que uno empieza a vislumbrar no son buenos, por ej. en un crack, todo se potencia, el mal dormir la angustia, sería terrible terminar en un stress con una depre sin ganas de levantarse de la cama pero uno no se puede dar el lujo de bajar los brazos porque no va a venir otro por nosotros a rescatarnos de la operación, para volver a empezar. Además ante esta situación de pesadumbre, también se friccionan las relaciones familiares, de amistad y laborales. Por lo que se puede concluir que si sufrís por la aversión al riesgo no sufras, no realices operaciones de alto riesgo, se más cuidadoso elegí una inversión con una tasa de retorno menos alta, menos riesgosa.
    En cambio si las inversiones fueron buenas además de pasar por esta gama de sentimientos de ansiedad, incertidumbre, angustia al principio para luego pasar a la de optimismo, alegría transformada en euforia que te hace creer el dueño del mundo, no te confundas porque solo puedes decir que te has convertido en hombre si puedes enfrentarte al triunfo y al desastre, y tratar del mismo modo a ambos farsantes. (Rudyard Kipling) ver poema SÍ, de este autor, que parece haberse inspirado en un inversionista. JAJA, Se los transcribo a continuación:
    SÍ.
    Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor
    todos la pierden y te echan la culpa;
    si puedes confiar en tí mismo cuando los demás dudan de tí,
    pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;
    si puedes esperar y no cansarte de la espera,
    o siendo engañado por los que te rodean, no pagar con mentiras,
    o siendo odiado no dar cabida al odio,
    y no obstante no parecer demasiado bueno, ni hablar con demasiada sabiduría…
    Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen;
    si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo;
    si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso (desastre)
    y tratar a estos dos impostores de la misma manera;
    si puedes soportar el escuchar la verdad que has dicho:
    tergiversada por bribones para hacer una trampa para los necios,
    o contemplar destrozadas las cosas a las que habías dedicado tu vida
    y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas…
    Si puedes hacer un hato con todos tus triunfos
    y arriesgarlo todo de una vez a una sola carta,
    y perder, y comenzar de nuevo por el principio
    y no dejar de escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;
    y si puedes obligar a tu corazón, a tus nervios y a tus músculos
    a servirte en tu camino mucho después de que hayan perdido su fuerza,
    excepto La Voluntad que les dice “!Continuad!”.
    Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud
    o caminar entre Reyes y no cambiar tu manera de ser;
    si ni los enemigos ni los buenos amigos pueden dañarte,
    si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;
    si puedes emplear el inexorable minuto
    recorriendo una distancia que valga los sesenta segundos
    tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
    y lo que es más, serás un hombre, hijo mío.
    (Rudyard Kipling)

    Responder
  • ub deusto
    22 octubre, 2010 at 2:12 am

    Llevar a cabo el eficiente control de los ingresos y los gastos es muy importante en este tiempo de crisis económica pues permite generar ahorros y sobre todo evitar endeudamientos innecesarios que terminarían complicando la subsistencia de la empresa.

    Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *