De ganadores y perdedores.

La siguiente nota fue escrita y enviada por Claudio Zuchovicki a los seguidores de FINANZAS PERSONALES TV. El contenido me pareció muy bueno y quiero compartirla con todo ustedes.

El mercado financiero finalmente resulta ser un juego de suma cero, se hace una transacción porque dos partes piensan distinto o tienen necesidades distintas. Una parte compra y la otra parte vende. Desde ese momento habrá un ganador y un perdedor. Alguien por algún motivo vendió acciones de Citi a 55 dólares, pero otro se las compró. Alguien llegó a comprarlas a 1 dólar pero porque hubo otro que se las vendió. Y así es siempre, por eso es tan apasionante, todo cambia todo el tiempo, la toma de decisiones constantes trae mucho estrés pero se disfruta mucho cuando uno acierta más veces de las que no lo hace.
De cada crisis uno puede sacar claros ganadores, que serán los protagonistas del próximo ciclo, y claros perdedores del que nadie se va a ocupar. Con una observación que “no siempre gana lo obvio”.
En la crisis del 2001 hubo un claro perdedor en Argentina, los ahorristas: los depositantes bancarios y los tenedores de bonos. Un claro ganador fue el deudor, que vio licuada su deuda. Grandes empresas que manejan la agenda económica, no podrían estar presentes hoy sin esa “ayuda” ¿intencional? Al margen, cuando se habla de la gran recuperación Argentina, siempre vi agradecer a ciertos líderes políticos, nunca a los que pusieron la plata en serio, los ahorristas.
De la última crisis internacional, claramente se puede sacar conclusiones parecidas, pero con distintos protagonistas.
¿Quién pagó el intento de solución de la famosa crisis subprime? El accionista. ¿Quién ganó, el depositante o el ahorrista? El que tenía la plata en Lehman Brothers, quien estaba asegurado en AIG, quien prestó a través de las agencias federales, recuperó todo su dinero, con mayor poder de compra por la baja en el valor de los activos, pero las acciones de esas empresas valen casi cero.
¿Será por eso que el mercado ahorrista deposita su confianza ahora en los bonos y en los depósitos, aunque la tasa sea cero en EEUU, y en Argentina aunque las tasas sean siete veces más altas la gente no se anima a pensar más allá de los treinta días?
Hablando de ganadores y perdedores, revisemos algunos casos actuales.
1.
¿Se acuerdan de este banco “Northern Rock”? La foto muestra el inédito caso de corridas en Londres. Este banco se dividió en dos, el malo, con la cartera morosa por un lado, asistida por el Banco Central inglés, y la banca nueva con toda la cartera intacta para hacer negocios nuevos, ganar dinero y poder devolver la ayuda recibida. ¿Qué pasó? La banca nueva, no ganó dinero porque no generó negocios nuevos, por exceso de cautela o por menos demanda de dinero por desinversión de las empresas. Mientras que el banco “malo”, ganó mucho dinero, porque resulta que de la cartera en mora mucho logró recuperarse. No siempre gana lo obvio.
FED:
Si extrapolo este ejemplo, claramente el gran ganador, fue la Reserva Federal de los Estados Unidos. Compró cartera de activos en crisis, como créditos hipotecarios, acciones de CITI, acciones de AIG, acciones de General Motors, todas operaciones exitosas, de las cuales hoy se están desprendiendo con mucho más valor. No siempre gana lo obvio.
EEUU
Por mucho tiempo se pensó en EE.UU. dominando al mundo porque le vendía a crédito bienes a los países más pobres, luego estos quedaban endeudados y debían negociar para pagar sus deudas y de ahí el dominio gringo. Resulta que ahora domina a los emergentes por sus deudas. Estados Unidos es el que más deuda emite, el resto de los países la compra y cada vez que el dólar se devalúa, más competitivo se hacen los norteamericanos, más problemas futuros les transfiere a los emergentes. Noten ustedes que China es el mayor tenedor de bonos norteamericanos, Brasil esta quinto y las bancas privadas sextas. No siempre gana lo obvio.
2.
Europa:
Los problemas de deuda de Grecia, Portugal o Irlanda, son tan grandes que el problema ya no es de ellos sino de quien tiene esa deuda. Si adivinó: paso a ser un problema de la banca, alemana, suiza, francesa e inglesa, no tiene más que ver la cotización de sus bancos para notarlo. No siempre gana lo obvio.
Conclusión:
El espíritu de ésta nota es advertir bajo una famosa frase de Warren Buffet, “cuando baja la marea uno se da cuenta quien se estaba bañando desnudo”, que los que lucen mal hoy pueden ser los ganadores del mañana, y los que lucen súper-fuerte, su propia valorización les va restando competitividad. Solo el tiempo dirá quien acertó con sus decisiones. Todo el mundo está de acuerdo que es el momento de los emergentes, que el primer mundo lateralizará por años, y el potencial de apreciación entonces están en Latinoamérica, en Oceanía, y hasta en África. Ojo porque el mercado se adelanta (quien dice que no lo está haciendo) y por lo general castiga los consensos ya que no siempre gana lo obvio.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. ¡Comience a cursar de inmediato!

Descuento activo cursos Enero -30%*
*Válido hasta el 30 de Diciembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Comienzan el Lunes 8 de Enero de 2018
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

1 comentario
  • Goyo
    19 noviembre, 2010 at 1:31 pm

    upa, queda claro que no esta nada claro.
    yo creia que era la hora para los emergentes, por lo menos para varios años.

    Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *