El Tsunami Japonés y el egoísmo humano.

Este es un video muy interesante para informarse de lo que pasó en Japón y a la vez entender y debatir otras cuestiones importantes.

Por ejemplo: como el ser humano puede ser tan egoísta? La periodista que dirige el programa, en una muestra de egocentrismo asombroso, concentra las preguntas de la primer parte en como nos afecta esto NOSOTROS, que nos puede pasar a NOSOTROS, etc… Pero el punto cúlmine de insensibilidad aparece hacia la mitad cuando junto con el entrevistado coinciden en que “gracias a dios, las fábricas de Toyota no fueron dañadas”. Y los más de 10.000 muertos? Y las más de 500.000 personas que se quedaron sin casa, a la intemperie, soportando la nieve y las bajas temperaturas?. Gracias a dios que las fábricas de Toyota no sufrieron daños….

Soy un convencido de que las finanzas deben comenzar a tener en cuenta más al otro y, en esta línea, es que emerge una nueva rama llamada justamente Finanzas Solidarias, de las cuál les acerco la definición del blog economía alternativa más abajo.

Qué son las Finanzas Solidarias?

Para entender mejor que son, lo más conveniente es dar una definición de la “banca ética” y todo lo relacionado con ella:

La banca ética, también conocida como banca social, sostenible o alternativa, se distingue de la convencional en la naturaleza social de los proyectos que financia, en el filtro ético de las empresas en las que invierte y en la transparencia de sus acciones. Por ejemplo, los bancos éticos rechazan el invertir en empresas relacionadas con el tráfico de armas, la explotación laboral o la destrucción del medio ambiente. Además, suelen caracterizarse por financiar proyectos con alto contenido social o medioambiental; algunos de estos bancos se han hecho populares por la concesión de microcréditos.

Otro de sus ragos es que intentan proporcionar respuestas a las personas excluidas del sistema financiero desde el punto de vista del ahorro, por un lado, y desde el punto de vista del crédito, del otro.

A los primeros -personas o instituciones que no encuentran en el mercado un producto de ahorro adecuado a sus necesidades-, las finanzas éticas ofrecen productos financieros que, sin olvidar el rendimiento económico, les permiten participar en las decisiones referentes al destino de sus ahorros, de suerte que éste no entre en contradicción con sus valores. El segundo grupo -excluidos financieros desde el punto de vista del crédito- está constituido por personas emprendedoras y entidades del tercer sector y la economía social que encuentran importantes dificultades para acceder al crédito convencional y que a menudo cumplen los requisitos éticos que los ahorradores están buscando.

Otra característica de la banca ética suele ser una mayor democracia en la toma de decisiones internas; muchos de ellos son cooperativas. A este respecto existen dos corrientes de banca ética: la mediterránea y la anglosajona. Por ejemplo, en la primera se encuentra el Banco Popular Ético italiano, una cooperativa de reciente creación; en la segunda el Co-Operative Bank, banco británico con más de un siglo de antigüedad que se ha reconvertido a la banca ética.

Instrumentos de financiación ética:

Los instrumentos de financiación éticos son sistemas de financiación alternativos -de ahorro y/o crédito- impulsados por entidades como por ejemplo cooperativas, fundaciones, ONG…

Como su nombre indica, son únicamente instrumentos, es decir, productos financieros concretos que cubren unas necesidades determinadas pero que en ningún caso ofrecen la totalidad de productos y servicios que ofrece una entidad financiera. Los fondos de inversión éticos y los microcréditos son algunos ejemplos.

-Los fondos de inversión éticos:

Un fondo de inversión ético y con responsabilidad social es un fondo que introduce criterios explícitos de preselección de las inversiones basados en valores éticos y de responsabilidad social y medioambiental.

Por lo tanto, estos fondos permiten a los inversores combinar sus objetivos financieros con sus valores sociales. El ideario de cada fondo de inversión ético se puede aplicar a través de criterios de preselección positivos -se invierte en aquellas empresas que tienen determinados comportamientos socialmente loables- y/o negativos -no se invierte en aquellas empresas que tienen determinados comportamientos socialmente reprobables-.

Generalmente existe una institución de control independiente, a menudo denominada comisión ética, que se encarga de velar por el cumplimiento de estos criterios. Hace falta distinguir entre los conceptos ético y solidario. Los llamados fondos solidarios no aplican criterios éticos de preselección de sus inversiones y únicamente se caracterizan por ceder una parte de su comisión de gestión a alguna ONG o entidad benéfica. Los fondos de inversión éticos y con responsabilidad social constituyen todavía un sector de inversión incipiente en el Estado español.

-Los microcréditos:

El microcrédito es un préstamo de una pequeña cantidad de dinero a personas que se encuentran en clara situación de pobreza y marginación para que puedan desarrollar proyectos de autoempleo que les permitan, con el tiempo, obtener una fuente regular de ingresos.

El microcrédito se dirige, por lo tanto, a financiar pequeñas iniciativas empresariales de colectivos que, por sus condiciones socio-económicas, no tienen acceso a las vías de crédito convencionales. No existe un único modelo de microcrédito puesto que este instrumento, originado en los países del Sur, se ha ido adaptando en función de las necesidades de cada sitio.

En el caso de Europa, los microcréditos tienen unos importes que en determinados casos pueden superar los 6.000 euros y se dirigen a proyectos de autoempleo impulsados por personas paradas de larga duración, inmigrantes, mujeres,… que quieren convertirse en pequeños emprendedores. El microcrédito ha conseguido romper muchos de los perjuicios que tradicionalmente han existido alrededor de la pobreza, como el hecho de asumir que una persona sin recursos es por definición un moroso.

Por último señalar, que los bancos éticos, al igual que un banco tradicional está supervisado por el Banco Nacional respectivo y al igual que ellos busca la liquidez y rentabilidad.

Suscríbase a la lista de correo:


 

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. 

Descuento cursos Noviembre -30 off (válido hasta el 30 de Octubre o hasta que se agoten las vacantes asignadas, lo que ocurra primero). Comienzo lunes 6 de Noviembre
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Se lo decimos nosotros en este test gratuito: click aquí.

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

2 comentarios
  • Manuel Echevarria
    18 marzo, 2011 at 5:19 pm

    Yo no suelo hacer mucho caso a ese tipo de comentarios.
    Al final en la TV buscan lo sesancional. Y en todos los países se ven cosas de esas.

    Aqui en españa existe una banca cívica muy maja que entrega parte de los beneficios que genera tu dinero a un listado muy curioso de causas (el zapatero de la esquina, el club de vela…..) Tu decides.

    Respecto a no invertir en la explotación o en armas, es un punto muy complicado. Ahora mismo o en futuro podría invertir en japon a la espera de resultado. Sabes que si tienes beneficios es a costa del sufrimiento de los japoneses, pero también estás poniendo tu dinero en uso para ese fin. España vende armas a Libia y luego firma condenas. Si inviertes tu dinero en una refineria en Libia para que realizen nuevos pozos y que puedan contratar gente para nuevos proyectos, necesitas que tu inversión este defendida.

    He estado 2 años en Argelia y yo también condeno esto medios (ahora comodamente desde mi sofa) pero allí, sin entrar en responsabilidades, es muy dificil tener una vida sin guerras. Es como la inflacción, no sabes muy bien que la causa, es necesaria, pero se tiene que regular.

    Responder
  • julieta
    18 marzo, 2011 at 6:37 pm

    Muy bueno lo de la finanzas solidarias, esperemos en algún momento crezcan lo suficiente como para hacer de contrapeso a las finanzas con fines de lucro. No creo que se bueno tampoco que no existan esta últimas pues en mi opinión contribuyen también al desarrollo.
    En cuanto al programa de TV, la periodista aclaró al principio que habalaría de las consecuencias económicas, por otra la parcialidad de lo que te muestran en la tele y lo que te dicen es inevitable.

    Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *