Todos compran dólares.

Dicen que la vida es circular…que todo vuelve. Hace apenas 3 años, la estabilidad económica global estuvo al borde del abismo: la burbuja de las hipotecas se pinchaba y el pánico dominaba los mercados. Para colmo, a nivel local la crisis con el campo estaba en su máximo apogeo, y nadie sabía a ciencia cierta donde podía terminar todo.

Dado este contexto, el parate del segundo semestre del 2008 se sintió en todos los rubros.

Por aquel entonces, los ahorristas e inversores hicieron lo que les enseñó nuestra historia económica moderna que hay que hacer cuando se está ante una situación de riesgo financiero: comprar dólares. Entre 2000 y 2200 millones por mes, cifra solo comparable…con lo que está pasando en este preciso instante.

Según bancos y cambistas, esa es la cantidad de billetes americanos que se están demandando en la actualidad. En lo que va del año, el dólar lleva ganado casi un 4% frente al peso, pero los analistas afirman que es solo el comienzo y que esta tendencia podría profundizarse en plena cuenta regresiva para las elecciones presidenciales de Octubre.

La incertidumbre no pasa por el ganador de la contienda, ya que Cristina K. cuenta con una cómoda ventaja, sino por cuál será el movimiento inmediato post-electoral.

Usará la presidenta el caudal político (o luna de miel con la gente) que sigue luego de una victoria en primera vuelta para devaluar la moneda y aumentar las tarifas congeladas? Esta es un medida largamente reclamada por gran parte de la industria, y el poder de lobby comienza a hacerse sentir en la casa Rosada.

Como sería esa devaluación? Bastaría con que el Banco Central se corra de la punta vendedora y deje fluctuar la moneda hasta el nivel que considere necesario. Tamaño movimiento no tendría sentido por menos de un 10%, es decir, a niveles de 4,65 pesos por dólar.

De materializarse este escenario, ocurriría en momentos en los cuales la tendencia de nuestros “vecinos” es más bien la inversa: el Real tocó hace pocos días niveles mínimos históricos frente al dólar, por debajo de 1.60.

En una nota publicada en el diario La Nación, titulada “Las compras de dólares están en el nivel de la crisis de 2008”, se afirma que:

“Desde hace dos meses se mantiene firme en ese nivel y es una progresión en ascenso. Se vuelve a notar que hay gente que dolariza mes a mes la parte del ingreso que cree que está en condiciones de ahorrar”, explicaron a LA NACION en un banco privado líder. “El incremento en la demanda es sostenido. Se preveía por el comienzo del período electoral, lo que sorprende es que el fenómeno se haya anticipado un poco, ya que viene en ascenso de marzo a esta parte y, entre los inversores más profesionalizados ya se había comenzado a notar antes”, coincidieron en otra entidad.

 

“Desde hace dos meses reforzamos la atención en cajas. Es evidente el repunte que tiene la que denominamos demanda hormiga. Aquel que tiene capacidad para comprar y sabe que no es pasible de presiones de la AFIP, no duda y pide dólares”, dijeron en una conocida casa de cambio.

 

Las compras minoristas privadas de dólares rondan los 500 millones/mes en tiempos de tranquilidad. Desde marzo esa cifra tendió a triplicarse y, entre mayo y junio, se estabilizó en un escalón más alto.

Cuando la gente compra dólares, lo hace para sacar ese monto del sistema. Al hacer eso, claramente se restringe la demanda y con ello la producción, situación que no parece reflejarse aún, según los datos oficiales de crecimiento y proyecciones.

Según lo expuesto, se descuenta que la compra de “verdes” seguirá fuerte hasta fin de año. El tema es ver si el Banco Central decide frenar la ola o subirse para surfearla.

Creo que es más que obvio lo que está pensando el mercado al respecto.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!

Descuento pre-venta cursos Diciembre -30%*
*Válido hasta el 27 de Noviembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Comienzo: lunes 4 de Diciembre
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

5 comentarios
  • AndresDZ
    7 julio, 2011 at 10:44 pm

    Nicolas, la pagina se ve mal en Android (principalmente en un Pad, con Android 3.1). Espero que sirva el comentario y que sigas ganando adeptos al Blog.

    Responder
    • admin
      8 julio, 2011 at 12:36 pm

      Gracias por el aporte, Andrés, lo hablaré con la gente que se encarga de la parte técnica.
      Saludos!

      Responder
  • Adrian
    12 julio, 2011 at 8:50 pm

    Con respecto a:
    “La incertidumbre no pasa por el ganador de la contienda, ya que Cristina K. cuenta con una cómoda ventaja, sino por cuál será el movimiento inmediato post-electoral.”

    Copio un fragmento de una nota de La Nación:
    “¿Qué pasará con la política económica si triunfa el oficialismo?
    Hay que tomar las decisiones sobre la base de que, al comienzo del nuevo período, Cristina Fernández de Kirchner “se la va a creer”. Personalizando, esto significa más Moreno, más Giorgi, más Feletti y más Marcó del Pont, mientras la mejora de los términos del intercambio permita seguir financiando los subsidios, las distorsiones de precios, etcétera.
    ¿Y si ganara la oposición?
    La oposición no es algo homogéneo, pero un dato muy importante les cabe a todos. La historia argentina [y la de muchos países] dice que “primero aparece la crisis, después el ajuste”, y que lo que antes de la crisis parecía social y políticamente insoportable, después de la crisis termina siendo aceptado. En 2001, con caída de precios, Fernando de la Rúa y Ricardo Hipólito López Murphy intentaron reducir 13% algunos salarios públicos y jubilaciones; en 2002, como consecuencia de la devaluación, Eduardo Duhalde y Jorge Remes Lenicov redujeron la tercera parte del poder adquisitivo de todos los salarios y las jubilaciones. Los primeros “no existen”. Uno de los segundos es candidato a presidente de la Nación.”
    http://www.lanacion.com.ar/1388183-el-futuro-economico-segun-gane-ella-o-ellos

    Responder
  • Santiago
    15 julio, 2011 at 11:10 am

    Nicolás, buen artículo pero ¿desde que lugar los análistas siguen pronosticando el futuro del verde? son los que hace, como mínimo, 3 años vienen equivocandosé, y bastante mal. Estos análisis ya se parecen más a “un tiro al pichón”, es decir, puede ser que acierten pero entre todas las que tiraron, es más suerte que otra cosa…perdón mi escepticismo, es solo una visión. Saludos

    Responder
    • admin
      15 julio, 2011 at 1:10 pm

      Hola Santiago, es verdad lo que decís, muchos economistas se quemaron, aunque pienso yo que en algunos casos había también intereses políticos que incitaban a una “profecía autocumplida”.
      Con humildad, hay que tratar de acertar según lo que una sabe y piensa que puede pasar pero objetivamente.
      Saludos y gracias por tu comentario.

      Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *