Nube negra sobre Europa: Como protejo mis ahorros?

Cuando comenzaron a caer las bolsas de Europa en Abril de este año, desde el Gobierno Nacional se habló que la Argentina estaba blindada y por lo tanto era inmune a lo que pudiese suceder en el viejo continente. El sustento de esta alocada teoría esta dada por la ausencia de nuestro país en los mercados de capitales internacionales en el rol de tomador de créditos.

Realmente, es muy inocente creer que el agravamiento de la crisis de deuda no podría terminar desembocando en una fuerte recesión internacional y en una caída de comodities de vital importancia para las exportaciones argentinas, como la soja y el trigo.

Por ello, debemos asumir que si las condiciones a nivel global empeoran, nuestro país sufrirá igual o más que el resto, y por lo tanto se impone comenzar a accionar ahora para que ello tenga el menor daño posible en nuestros ahorros.

Ahorrar en Euros no parece una buena idea.

En mi post publicado el 28 de septiembre “Razones por las cuales el Euro seguiría bajando frente al Dólar” analizo los detalles de porqué considero que un inversor prudente debería mantenerse alejado de la divisa Europea por el momento.

Si la crisis se intensifica en la Eurozona, entonces el Euro perderá valor con respecto al dólar. Por otro lado, para que las cosas mejoren, los analistas coinciden en afirmar que se necesita emitir mayor cantidad de Euros para poder así capitalizar a los bancos.

Parecería ser que sea cuál sea el resultado, las chances de que el Euro caiga en busca de la paridad de 1 a 1 con el dólar aumentan con el correr de los días.

Tener nuestros ahorros en una moneda con expectativas de devaluación no parece ser precisamente la mejor forma de defender nuestros intereses.

Cash is the King (no dejarse tentar por las altas rentabilidades ofrecidas).

Un viejo refrán dice que cuando hay crisis “cash is the king” (el efectivo es el rey). Por más tentadores que sean los rendimientos esperados para inversiones de mediano y largo plazo, en estos momentos lo ideal es hacerse de liquidez o invertir solamente en activos de corta duración y muy alta calidad crediticia.

No podemos saber a ciencia cierta en que etapa de la crisis estamos pero debemos tener la menta abierta a la posibilidad de que este sea solo el principio, con lo cuál las oportunidades importantes todavía no estarían ni cerca de aparecer.

El error más común que comenten los inversores inexpertos es tentarse por las altas tasas de rentabilidad esperada que ofrecen algunas inversiones como por ejemplo las acciones y bonos emitidos por los bancos, que han bajado más de un 50% en algunos casos en pocos meses.

Sin embargo, en caso de que la crisis se siga profundizando, los bancos serían potencialmente el sector más perjudicado, ya que no podrían cobrar sus préstamos a países como Italia, Portugal, Grecia o Irlanda, y muchos de verían obligados a declarar la bancarrota.

Evitar los sectores bajo stress financiero como el sector bancario surge como una buena medida para no dejarnos tentar con la codicia y poner a salvo nuestros ahorros.

Menos Oro y más dólares

En épocas de crisis, el oro suele ser una buena inversión dado que representa una interesante cobertura frente a la inflación además de ser un comoditie internacional.
No obstante ello, cuando la crisis es muy fuerte el oro también puede bajar, como ocurrió en el año 2008 con la crisis subprime en los EEUU.

No es recomendable invertir más de un 20% de los ahorros totales en este activo, ya que al no devengar ningún tipo de interés se corre el riesgo de pagarlo demasiado caro y tener que esperar luego varios años de pérdida para que vuelva a su nivel de compra sin cobrar en el medio ningún tipo de retribución por nuestra inversión.
Muchos piensan que EEUU está igual o peor que Europa y que la caída del dólar es también cuestión de tiempo.

La falla de esta visión está en no tener en cuenta un aspecto fundamental: no existe hoy en día ninguna alternativa a la divisa americana.
Esta tesis se ve ratificada cuando vemos que, en medio de las fuertes caídas bursátiles, los inversores se refugian justamente en bonos del tesoro americano, financiando de esta manera la emisión monetaria por parte del país del Norte y valorizando al mismo tiempo su moneda.

No existen soluciones mágicas, debemos abrirnos a la incertidumbre.

Otro error muy común de los inversores amateurs es comprar en medio de la crisis pensando que ya pasado todo gracias a algún anuncio o rebote técnico bursátil.

La realidad marca que hasta ahora, todos los intentos de los líderes Europeos traen, en el mejor de los casos, soluciones de corto plazo para problemas de largo plazo.

Los gobiernos pidieron dinero que no pueden devolver. Los bancos prestaron dinero que no pueden cobrar. Alguien tiene que pagar los platos rotos y cualquier tipo de solución que no implique una pérdida para alguna de las partes solo será “patear” el problema para más adelante.

La prudencia llama a no poner nuestros ahorros en riesgo hasta que no se adopten soluciones de fondo.

En las charlas que da para sus seguidores, Eckhart Tolle plantea una mirada espiritual de la crisis financiera europea que me parece muy interesante.

Tolle nos habla de la crisis financiera como un derrumbe en las estructuras basadas en el ego, y ofrece alternativas al estado de miedo alimentado por los medios.

Bajo este paradigma, la idea de abrirnos a la incertidumbre que todo cambio importante trae aparejado sin miedos y con confianza parece lo más inteligente.

Uno querría saber que va a pasar en los próximos 20/30 años de su vida…pero eso ya no es una posibilidad, parece estar diciéndonos esta nueva crisis sistémica. Creer que se pueden planear nuestras finanzas personales o incluso nuestra vida sobre un horizonte de estabilidad y previsibilidad es no entender lo que está pasando a nivel global y las modificaciones profundas que se nos vienen.

Suscríbase a la lista de correo:


 

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. 

Descuento cursos Noviembre -30 off (válido hasta el 30 de Octubre o hasta que se agoten las vacantes asignadas, lo que ocurra primero). Comienzo lunes 6 de Noviembre
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Se lo decimos nosotros en este test gratuito: click aquí.

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

3 comentarios
  • Alfredo Martín
    18 octubre, 2011 at 3:56 pm

    Excelente post, como nos tenes acostumbrados Nicolás, y a esto se le debe sumar la realidad nacional: año eleccionario y en espera de las nuevas medidas económicas para el nuevo mandato.
    Recién nos podremos acomodar en febrero-marzo para ver que pasa y que hacer.

    Responder
  • Alfredo I. M.
    19 octubre, 2011 at 2:43 am

    Excelente post. Muy bueno y cierto el dato del oro, que acabo de chequear.

    Responder
  • gus68
    19 octubre, 2011 at 3:10 am

    Un post muy certero, desmembrando la verdadera magnitud de esta crisis. Yo siempre pensé que el euro no era una buena inversión, a pesar de su crecimiento y de la aparente fortaleza de la nueva Europa. Es un trasfondo más Geopolítico que económico en sí; Europa no es una Nación conformada por estados con gran independencia, pero con una historia y una bandera común y admirada por todos ellos, como lo es US. En Europa hay diferencias ancestrales de toda índole; nacionales, étnicas, sociales, de idiosincrasia, etc., que creo son imposibles de unificar por demasiado tiempo. Hay pueblos que en sus genes están preparados para el esfuerzo, y otros que son más adeptos a la buena vida… esto ya se manifiesta en recientes declaraciones alemanas de que “ellos no tienen por que pagar la fiesta de los Latinos”; por eso creo que su “unificación” fue más una ilusión, una esperanza más que una realidad. Con cien años de diferencia, esto se empieza a parecer mucho a la situación de fines del siglo XIX y comienzos del XX, en donde Europa estaba sumida en la paz, la euforia económica y tecnológica; pero para el 14 todo había terminado. No creo que nuestras generaciones vean al dólar por debajo de otra moneda en cuanto a su poder intrínseco… el del imperio que tiene la cuarta parte del PBI mundial, y cuya moneda es el patrón de los Bancos Centrales de gran parte del mundo. La caída del dólar, significaría el fin del mundo que conocemos, así que nada más importaría. Por eso, comparto que el dólar es el último refugio posible ante esta crisis.

    Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *