Dólar e inflación: el matrimonio perfecto.

Muchos se preguntan cuál fue la razón por la cuál el gobierno implementó el control de cambios sobre la divisa norteamericana, provocando una disparada en el dólar paralelo (el viernes llegó a cotizarse por encima de los 5,15 pesos y en Uruguay se vende en valores cercanos a los 5,80).

Algunos incluso afirman que lo que hizo el gobierno es “matar a una hormiga con un misil y ahora está sufriendo las consecuencias de la radioactividad”.

Para otros, es un “manotazo de ahogado y lo que se viene es un nuevo corralito”.

La lectura que yo hago de lo que está pasando es totalmente distinta, y pienso que las afirmaciones antes descriptas no hacen más que subestimar (una vez más) las decisiones económicas del oficialismo.

La Argentina viene creciendo en los últimos 7 años a tasas chinas gracias a políticas orientadas al mercado interno. Ese crecimiento está fuertemente “apalancado” en el consumo, es decir, la condición excluyente para que el modelo se sostenga es que la gente siga consumiendo bienes, alimentos, autos, viajes, etc.…

Como se logra que los individuos consuman? Hay varias formas.

1)  Incremento en la riqueza y nivel social: Es la manera tradicional,  mediante lo que se llama “movilidad social ascendente

2)  Endeudamiento: Facilitando el acceso al crédito para consumo.

3) Inflación: Tiene que ver con la veloz pérdida del valor del dinero en el tiempo mediante el aumento sostenido de los precios (inflación), que hace que las personas consuman por temor a que sus pesos se devalúen.

Para poder hacerlo mediante la primer vía se necesita modificar la redistribución del ingreso, que implica confrontación con los grupos hegemónicos de poder en la Argentina. Si bien el gobierno viene avanzando en esta línea, los cambios son graduales y siempre aparecen nuevas trabas producto del poder de “lobby” de los que quieren mantener el status quo. La velocidad que necesita el oficialismo para que el modelo no decaiga lo obliga a no depender de esta vía para conseguir el éxito.

Si queremos ir por el segundo camino, nos encontramos con que todavía existen trabas para que el gobierno se financie en el mercado de capitales internacionales y a su vez los créditos hipotecarios a nivel local virtualmente no existen. El crédito al consumo en la base de la pirámide mediante la red de electrodomésticos e hipermercados ayuda y mucho, pero siempre tiene un limite.

Por último, el gobierno se encuentra con que lo único que le queda para seguir manteniendo el modelo es que continúen los temores inflacionarios para que la gente gaste.

Ahora bien, en los últimos meses se creó una idea en la población que fue de a poco ganando adeptos, y que consiste en sostener que el monopolio del antídoto contra la inflación dejó de ser exclusividad del consumo al aparecer un rival relegado hace mucho tiempo que ahora buscaba recuperar el tiempo perdido: el dólar.

Se instaló la idea de que si tenés un excedente de capital y ya saciaste tus necesidades de consumo inmediatas, en vez de seguir consumiendo tenés ahora la opción de comprar “verdes” para proteger tu dinero.

El gobierno buscó limitar esto con reglamentaciones menores en la compra del dólar oficial, pero solo logró que las casas de cambios no reguladas (cuevas) crezcan en negocios e ingresos.

Finalmente, optó por atacar el problema a fondo y prohibir directamente la venta de dólar paralelo, para que la gente vuelva a ver en el consumo la única opción para sus ingresos.

Tendrá éxito en su misión? Difícil es saberlo por el corto plazo transcurrido. Lo más prudente es abstraerse de los pronósticos fatalistas y esperar hasta los primeros meses del 2012, en donde tendremos una idea más clara de los resultados.

Si la gente abandona o pospone su intención de comprar dólares ante las barreras que encuentra y vuelve a volcarse al consumo, entonces es probable que el gobierno vaya relajando de a poco las restricciones y la brecha entre el dólar oficial y el paralelo se mantenga en una zona cercana al 10%, y las cosas sigan funcionando.

Caso contrario, el modelo comenzará a crujir y entonces si podremos ver que las cosas empeoren, pero no será, a mi juicio, de un día para el otro.

A pocas semanas del período más “consumista” del año (Navidad y Año Nuevo) es probable que el gobierno obtenga un “alivio” en esta mini crisis de confianza.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. ¡Comience a cursar de inmediato!

Descuento activo cursos Enero -30%*
*Válido hasta el 30 de Diciembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Comienzan el Lunes 8 de Enero de 2018
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

12 comentarios
  • Ramiro
    16 noviembre, 2011 at 6:35 pm

    Muy buenas tus opiniones como siempre Nicolas, lo que yo pienso es que ella esta tratando de seguir un modelo keynesiano si se quiere, el problema es que se acordo un poco tarde que cuando el pais crece el estado tiene que disminuir el gasto publico.
    Por otro lado creo que tantas opiniones en la tele, la radio, sumando a lo que ya ha pasado en la historia, el primer sentimiento que se tiene es temor.
    las dos maneras que tiene el estado para lograr un mayor consumo son:
    -aumentar el gasto publico
    -reducir impuestos
    las politicas monetarias expansivas. El problema es que se genera mucha inflacion que no es sostenible en el largo plazo.
    Ahora tengo una pregunta: que puede pasar si sigue creciendo fuertemente la demanda de dolares?

    Responder
    • admin
      18 noviembre, 2011 at 3:57 pm

      Hola Ramiro, gracias por tus comentarios.
      Si siguen subiendo fuerte la demanda de dólares entonces puede llegar a haber una corrida en algún momento, pero por ahora no me parece un escenario probable para el corto plazo. Saludos.

      Responder
  • Sergio de Ilzarbe
    16 noviembre, 2011 at 7:07 pm

    Nicolas,
    Tenes razon con el modelo funcionando empujado por la demanda, basta con escuchar a la ministra Giogi diciendo que “quieren la demanda siempre adelante de la oferta”, ahora bien, no me parece sostenible, los cuellos de botella van a estar, y la inflación te va a erosionar los salarios que a la larga reduce la demanda, ni hablar si entramos a espiralar salarios. Al hacer esta medida de política sesgaron las expectativas hacia el equilibrio que querían evitar y ahora es casi una cuestión política, echarse atras implica “perder contra el stablishment y los especuladores (segun el cuentito de hadas que escriben con la mano izquierda mientras con la derecha guardan los millones)”. Veo muy difícil llegar al buen puerto que marcas vos y aun así, me quedan muchas dudas de que tan bueno es ese puerto y si no habremos hecho ya mucho daño. Me preocupa el 2012, todavía hay margen de maniobra pero no estamos teniendo velocidad para maniobrar.
    Saludos. Sergio

    Responder
    • admin
      18 noviembre, 2011 at 3:56 pm

      Sergio, gracias por tu comentario, veremos como sigue pero…un poco de optimismo nunca viene mal 🙂 Saludos.

      Responder
  • Manu del Moral
    16 noviembre, 2011 at 8:06 pm

    La quita de los subsidios (más los aumentos municipales y provinciales) a los que este gobierno llama “ricos” va a frenar el consumo. Es el comienzo del ajuste. Por ahí baja la inflación y la gente no compra más dólares pero ¿cómo sigue el modelo?

    Responder
    • admin
      18 noviembre, 2011 at 3:54 pm

      Dificil saberlo, Manu, pienso que en Marzo-Abril tendremos señales más claras de donde estamos parados. Saludos y gracias por tu aporte.

      Responder
  • gus68
    16 noviembre, 2011 at 8:08 pm

    Muy buen análisis Nicolás. Comparto lo de que por ahora las cosas se van a aquietar; hace un par de semana pensaba que la burbuja… digo, el modelo, estallaba. Aparentemente las medidas restrictivas e intimidatorias lograron prolongar la agonía; ahora aflojan un poco, inyectan algunos dólares en los bancos, y así nos van entreteniendo hasta las fiestas y posteriores vacaciones, en donde acá pueden tirar la atómica que no pasa nada, estamos de veraneo. El tema va a ser a partir de fines de febrero marzo. Por un lado la inflación sigue su curso, y seguramente que la cancelación de subsidios le va a inyectar una dosis de oxigeno a la suba de precios, además de ralentizar el consumo un poco por los mayores costos a afrontar en servicios. Esto sumado a que quieren a toda costa mantener el dólar quieto, creo que va a hacer que todos queramos cada vez más ese billete verde tan lindo, ahora con matices rosados y que cada vez va a estar más barato.
    Lo del corralito también lo veo improbable, ya que el problema que tienen no es de liquidez, y además si tomaran una medida semejante, se estarían directamente inmolando.

    Responder
    • admin
      18 noviembre, 2011 at 3:53 pm

      Gracias Gus por tu comentario! Saludos

      Responder
  • bullspread
    17 noviembre, 2011 at 10:25 am

    No sería mas correcto atacar la inflación que la compra de dólares? Porque sino, sabemos como termina esto. no?

    Responder
    • admin
      18 noviembre, 2011 at 3:51 pm

      Hola Bullspread, a mi juicio al gobierno le conviene la inflación….porque habría de atacarla? Es lo que le garantiza que el consumo siga fuerte.
      El tema es que no se le vaya de las manos. Saludos!

      Responder
  • Santiago
    17 noviembre, 2011 at 11:35 am

    Buena nota nico…yo creo que las medidas que se están tomando para corregir el rumbo son buenas en lo que a dólar y subsidios se refiere…hay una cosa importante que dijo la Presidenta en Ushuaía referido a que la protección a las empresas por mucho tiempo termina perjudicando a la propia empresa porque desanima la competencia y como consecuencia le quita calidad a la misma; creo que es algo importante como para visualizar un poco el rumbo…saludos a todos!

    Responder
    • admin
      18 noviembre, 2011 at 3:49 pm

      Gracias por el comentario, Santiago! Saludos

      Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *