El paralelo, en el centro de la escena.

Nada menos que 4.880.000 entradas aparecen en el buscador Google al escribir “dólar blue”, el mote con el cual se conoce al dólar paralelo en la Argentina. Es que desde que se impuso el cepo cambiario, se ha convertido en el centro de atención de los medios y motivo de conversación cotidiano en reuniones de amigos, cenas familiares, oficina y demás ámbitos sociales.

¿Por qué se le dice dólar blue y no, por ejemplo, dólar negro? Al parecer, es llamado así por varias razones. Por un lado, su significado en inglés refiere a algo que es oscuro (paradójicamente en esa lengua blue también representa algo “triste o melancólico”).

Otra razón podría ser que, como a la operatoria bursátil mediante la cual un agente compra una acción o bono en el mercado local en pesos argentinos y luego lo transfiere a una cuenta al exterior y lo vende en dólares (conocida como “contado con liqui”) se la suele llamar también “blue chip”, el concepto se trasladó a la compra-venta de la divisa americana en el mercado informal.

También se dice que ante la existencia de billetes falsos en el mercado, hay quienes trazan sobre él una fibra especial, que delata su autenticidad dependiendo de si queda o no de color azul.

Es hoy por hoy uno de los principales protagonista de la escena política, económica, social y hasta virtual

Pero independientemente del motivo por el que se lo denomina así, el dólar blue es hoy por hoy uno de los principales protagonista de la escena política, económica, social y hasta virtual (últimamente se han multiplicado las aplicaciones para smartphones y distintas redes sociales que informan su cotización)

Ahora bien, ¿qué es el dólar blue? A priori, es aquel billete al que se accede mediante “cuevas” o casas de cambio, es decir, de manera extraoficial. Su operatoria está prohibida por ley, pero el mismo gobierno reconoce la existencia de un mercado activo, y llega incluso a aplicar medidas como la del blanqueo de capitales para influir sobre el mismo.

No tiene sentido negar que, hoy por hoy, el dólar paralelo es un termómetro social, y su comportamiento pone al descubierto las elevadas expectativas de devaluación de la población. Se ha transformado de a poco en el dólar “varita” es decir, el punto de referencia por el cual se miden la mayoría de las operaciones en el mercado financiero, incluyendo el “sube y baja” de las acciones de empresas líderes en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

VOLUMEN OPERADO Y VARIACIÓN DEL DÓLAR BLUE

Existen controversias y polémicas sobre cuál es el volumen operado de dólares paralelos por día en la Argentina. Lo cierto es que, más allá que desde el oficialismo se afirme que la cantidad de dólares operados en el mercado “marginal” es insignificante, la verdad es que, al tratarse justamente de un mercado en el cual las operaciones no quedan registradas en ningún lado, se vuelve prácticamente imposible tener una idea aproximada de su tamaño y, lo que es aún más importante, su tasa de crecimiento desde enero de este año, fecha en la cual la suba se aceleró peligrosamente.

ACTUALIDAD Y CONCLUSIONES

Se piensa que la intención del Gobierno es dejar la cotización en torno a los 8 ó 9 pesos por lo menos hasta las elecciones de octubre, para generar con ello una “imagen de control” de la situación financiera.

Para lograrlo, además de los controles que ejercen sobre casas de cambio, seguirá vendiendo acciones y bonos del Anses en la Bolsa para bajar la cotización del “contado con liqui”, como lo vienen haciendo con buenos resultados en las últimas semanas.

El tema es que, en algún momento, los activos utilizados podrían acabarse y con ello habría que buscar otra herramienta de política monetaria que tenga la misma eficacia, aun a costa de perder reservas.

Sin duda, el dólar blue vino para quedarse y tendremos que acostumbrarnos a convivir con él (y sus “hermanitos menores por nacer”, como el Cedin) por un largo tiempo.

Entender su dinámica y funcionamiento es de vital importancia.

 

Esta nota fué escrita por Nicolás Litvinoff y publicada por el diario La Nación el martes 28 de Mayo de 2013.

Suscríbase a la lista de correo:


 

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. 

Descuento cursos Noviembre -30 off (válido hasta el 30 de Octubre o hasta que se agoten las vacantes asignadas, lo que ocurra primero). Comienzo lunes 6 de Noviembre
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Se lo decimos nosotros en este test gratuito: click aquí.

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

2 comentarios
  • Alejandro
    10 junio, 2013 at 7:50 am

    Hola Nicolas

    Excelente nota. Te hago una consulta, cuando decis:

    “Para lograrlo, además de los controles que ejercen sobre casas de cambio, seguirá vendiendo acciones y bonos del Anses en la Bolsa para bajar la cotización del “contado con liqui”, como lo vienen haciendo con buenos resultados en las últimas semanas.”

    Me podrias explicar un poco esta afirmacion?

    Gracias

    Responder
    • admin
      19 junio, 2013 at 10:16 am

      Hola Alejandro:

      Es sabido que el gobierno estuvo vendiendo activos de la ANSES para hacer bajar el tipo de cambio de referencia que se utiliza en la Bolsa, conocido como “contado con liqui”.¿De qué se trata el “conta con liqui”?
      Es una operatoria bursátil mediante la cual una persona o empresa transfiere fondos al exterior a través del Mercado de Valores.

      Técnicamente la operación es así:

      El inversor compra en el mercado argentino acciones o títulos públicos nominados en pesos, con la particularidad de que éstos también tienen cotización en el exterior.

      Hecho esto, solicita que se le transfieran dichos títulos a una cuenta de afuera.

      Acto seguido, vende esos papeles, quedándose así con los fondos obtenidos depositados en otro país y en billetes verdes.

      Técnicamente, el “conta con liqui” surge de la diferencia entre el precio de venta en dólares y el de compra en pesos (cabe apuntar que la operación también se puede hacer a la inversa para ingresar fondos a la Argentina).
      Saludos y gracias por tu consulta.

      Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *