La vuelta a los años ´70.

vuelta a los 70

Entre 1973 y 1975, el precio del barril del petróleo aumentó un 77,3%, hecho que repercutió en la economía global vía reducción de la producción y aumento de los precios.

1974 y 1975 fueron años de crecimiento nulo o negativo para el PBI americano y el resto del planeta en mayor o menor medida. Mientras el PBI se estancaba, la inflación aumentaba año tras año, influenciada por el precio del “oro negro”.

Este fenómeno fue bautizado con el nombre de estanflación (la estanflación indica el momento o coyuntura económica, en que, en una situación inflacionaria se produce un estancamiento de la economía y el ritmo de la inflación no cede. Definiendo el término, podemos decir que estanflación es la situación económica que indica la simultaneidad del alza de precios, el aumento del desempleo y el estancamiento económico, que sale de combinar un escenario de estancamiento económico junto con el aumento sostenido en el nivel de precios).

Los analistas financieros y economistas académicos se encontraban en estado de “shock”, y la aparición de la estanflación fue el detonante de una gran cantidad de investigaciones sobre los efectos de las perturbaciones de la oferta durante el resto de la década.

A finales de los ´70 se produjo una segunda crisis del petróleo, pero ahora los economistas estaban mejor equipados para comprenderla, al “apalancarse” en la experiencia anterior.

Pero volviendo al presente, y a pesar  de las sucesivas crisis (Subprime, Europa), el precio del barril sigue aumentando al compás de las guerras en medio oriente, fenómenos meteorológicos y problemas geopolíticos.

Causas de la estanflación, historia reciente y situación actual

Lamentablemente, en la Argentina tenemos un conocimiento cercano de los efectos nocivos de la inflación e hiperinflación en la economía y la producción.
Pero las autoridades locales no son las únicas que buscan evitar a toda costa su propagación: los bancos centrales de los países desarrollados deben optar en cada política monetaria anunciada dado el “trade-off” entre inflación y desempleo definida por los catedráticos económicos en la curva de Phillips. Las políticas monetarias que buscan evitar inflación  son por excelencia políticas monetarias contractivas (suba de tasas de interés u otros mecanismos que buscan “secar” la plaza de dinero) y por ende se corre el riesgo de terminar dañando el crecimiento económico.
Cuando el PBI decrece durante dos trimestre consecutivos, se dice técnicamente que existe una recesión. Cuando esta recesión es acompañada por una fuerte subida de precios en forma sostenida, se llega a uno de los peores escenarios económicos posibles, la estanflación, en donde las políticas monetarias y fiscales que suelen utilizarse para reactivar la economía y contener la inflación suelen empeorar la situación, que se torna difícil de manejar y corregir.

Por ejemplo, si las autoridades deciden aplicar políticas monetarias como suba de tasas para combatir la inflación, se resiente el frente económico al encarecer el costo del crédito necesario para la producción en un escenario que es ya de por sí recesivo. Si se busca en cambio realizar políticas fiscales como un aumento del gasto público para reactivar la economía, este gasto puede acelerar el proceso inflacionario hasta niveles aún más peligrosos.
Si viajamos en el tiempo otra y nos situamos otra vez en los ´70, podemos ver en retrospectiva como el gasto social y militar de John F. Kennedy y Lyndon B. Jhonson desencadenaron un período de altos niveles de demanda, que junto con el aumento de los precios del petróleo aumentaron las presiones inflacionarias.
Fue entonces cuando la economía americana comenzó a desacelerarse, y el efecto combinado de inflación y recesión se sintió también en el resto del mundo.
Ya a fines de los ´80, los países Europeos tomaron la decisión de reducir la inflación por medio de la contracción monetaria. Inglaterra, bajo el mandato de Margaret Thatcher, fue el país que primero actuó, seguido unos años mas tarde por casi todos los demás. El resultado fue el mismo que el de EE.UU, el país de origen del “virus”: un brusco aumento del desempleo.

Por el momento, la enorme emisión monetaria producida por EE.UU. desde el 2009 para reactivar una economía paralizada luego de la explosión de la crisis de las hipotecas no ha traido correlato inflacionario.

Pero no se descarta que en algún momento, la economía pase “factura” a los trillones de dólares inyectados en el sistema y las presiones inflacionarias vuelvan a hacerse sentir en los países desarrollados como lo hicieron a partir de los ´70.

Suscríbase a la lista de correo:


 

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. 

Los cursos de Agosto acaban de comenzar, ¡aún está a tiempo!. Descuento vigente -20% off. Anótese ya mismo y comience a cursar de inmediato. Últimos días. Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

¿No sabe que curso es el indicado para usted? Se lo decimos nosotros en este test gratuito: click aquí.

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

4 comentarios

  • Raf

    Hola Nicolás!, muy buena la nota. Te quería hacer una consulta; ¿Hay algún buen libro que recomiendes sobre estanflación?, ¿Qué hable de como se entra en ese proceso, las causas, las consecuencias y las posibles soluciones?
    Muchas gracias.

    • admin

      Gracias Raf! Te recomiendo que leas el libro de Macroeconomia de Blanchard, donde se habla de este y otros temas interesantes. Esta muy bien explicado, saludos!

  • Muy bueno artículo Nico, esclarecedor, solo en algo difiero “la enorme emisión monetaria producida por EE.UU. desde el 2009 para reactivar una economía paralizada luego de la explosión de la crisis de las hipotecas no ha traído correlato inflacionario” pues eso no es así; si ha traído inflación, conozco ese país desde hace mucho y en viaje reciente, apenas una semana atrás, ya se siente por todos lados el aumento de precios, poco pero sostenido, eso es primera vez que lo veo y si eso es así ahora no me quiero imaginar como será cuando llegué la factura!! Un saludo

  • Alejandro

    Como siempre, excelente articulo Nicolas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *