Woody Allen y una cátedra sobre dinero.

En su último filme llamado Blue Jasmine, protagonizado por Cate Blanchett y Alec Baldwin, el genial director Woody Allen crea una historia en donde la relación con lo material está siempre presente y determina la conducta de los personajes así como también la trama de la historia.

Son varias “las ventanas” por donde se puede analizar esta película en lo referente a las finanzas personales.

TRAMA, RELACIONES Y DINERO

La protagonista del filme Jeanette (Cate Blanchett) perdió su fortuna, luego de que su marido haya sido descubierto en una serie de maniobras que lo complicaron hasta la ruina. Caída en desgracia, decide mudarse a San Francisco, donde vive su hermana Ginger (Sally Hawkins) en un modesto departamento de los suburbios.

En medio de una crisis personal muy fuerte intenta “reciclarse” y comenzar una nueva vida al estudiar para diseñadora de interiores mientras trabaja como secretaria en un consultorio odontológico, pero su frágil condición mental sumada a ciertos estigmas de su pasado de los que no puede despegarse hacen que entre en conflicto con todos los que la rodean e intentan ayudarla.

El guión, escrito por el mismo Woody Allen, fue inspirado en una historia verídica que llegó a él a través de su mujer Soon-Yi, y para muchos guarda un fuerte paralelismo con la historia de Bernard Madoff, aquel recordado presidente de una firma de inversión que llevaba su mismo nombre y que estafó a inversionistas de todo el mundo en un monto que se calcula en 50.000 millones de dólares.

Pero yendo más a lo molecular de la historia, analizaremos a continuación los temas planteados referentes al dinero y las finanzas personales que forman parte del núcleo duro de este compleja y atrapante historia.

EL DINERO Y LA PAREJA

Allen nos muestra la vida de Jeanette (que se hace llamar Jasmin) junto con su marido, el financista multimillonario Hal (Alec Baldwin). En medio de flashes plagados de lujo, casas de veraneo y cenas de alta gala, vemos como Hal tiene charlas un tanto dudosas con abogados y socios delante de su esposa, que incluso firma varios documentos para realizar transferencias de dinero entre las distintas empresas del magnate.

Cuando la condición de estafador de Hal se hace pública, Jeanette proclama su inocencia afirmando no estar al tanto de las acciones delictivas de su marido, lo cual es al menos sospechoso en virtud de lo expuesto.

Podría pensarse que si bien Jannete no participó activamente de las estafas de su pareja y que posiblemente no tuvo conocimiento explícito de las mismas, las secuencias comentadas nos inducen a pensar que es imposible que no haya tenido sus sospechas con respecto a lo que estaba pasando. Sin embargo, se la ve tan embelesada por su marido, pero sobre todo por su vida de glamour y lujo, que lo más sensato es pensar que asume el costo de convertirse en una cómplice silenciosa antes que realizar cualquier acción que ponga en riesgo su estatus.

A una escala menos grandilocuente y ostentosa: ¿Cuántos casos hay como este, en donde la mujer “hace oídos sordos” a las razones dudosas que impulsan el crecimiento económico de su marido y de la pareja misma? ¿Y cuántos casos habrá también de esposos que se aprovechan de la falta de rigurosidad de sus parejas para ocultarles sus maniobras evasivas o fraudulentas involucrándolas o no en el proceso?

En una columna sobre dinero y relaciones familiares, dejé planteado que para que una pareja sea exitosa desde el punto de vista monetario debe compartir la información de sus finanzas de manera abierta.

En lo referente al dinero, el funcionamiento de un matrimonio puede ser pensando como una sociedad o empresa, en donde el futuro se torna complicado si sus integrantes tienen información parcial o errónea acerca de los recursos con los que se cuenta y el origen y metodología de obtención de los mismos.

EL DINERO Y EL DERROCHE

En una de las primeras secuencias del filme, Jeanette llega a la casa de su hermana Ginger en San Francisco proveniente de Nueva York, y comenta por lo bajo lo mal que estuvo el vuelo a pesar de haber viajado en primera clase. Ginger le cuestiona el que haya gastado dinero viajando en primera cuando se encuentra en bancarrota, pero Jeanette evita la discusión y dice que esa es la forma de viajar a la que está acostumbrada.

En este diálogo corto pero cargado de contenido se puede apreciar la falta de realidad que muchas personas sufren al cambiar su situación financiera, así como también el derroche y la mala relación con el dinero que de alguna manera forma parte también de la quiebra financiera que la protagonista experimenta.

EL DINERO Y LOS NEGOCIOS EN LA FAMILIA

Promediando la película, en uno de los flashes en los cuales Jeanette recuerda su pasado reciente, vemos como Ginger viaja con su marido de aquel entonces (protagonizado por Andrew Dice Clay) a visitarla a su lujosa mansión de Park Avenue y le informa que han ganado 200 mil dólares en un juego de azar.

Jeanette propone entonces que inviertan ese dinero con su esposo, y los convence de hacer el negocio.

Obviamente el dinero se pierde al conocerse la estafa de Hal y eso genera de por vida rispideces y “pases de factura” por parte de Ginger, pero sobre todo de su marido, y el hecho toma importancia en una escena del final que define parte de la trama.

Prestar dinero y/o invertir con familiares es un tema complicado, que muchas veces suele no llegar a buen puerto. Mi recomendación siempre fue evitar realizar este tipo de actividades entre familiares.

Cuando el dinero y el interés se meten en los vínculos, es muy difícil que no termine contaminándolos. Por ello, para mantener la salud de nuestras finanzas personales es conveniente no mezclar negocios con afectos.

CONCLUSIÓN

Sabido es que el dinero ha sido siempre un tema tabú para la mayoría de la gente, y si bien su temática es abordada desde infinitas ópticas, pocos son lo que logran llegar a la raíz de la cuestión de una manera inteligente, incisiva y despojada de una falsa moral que suele confundir las cuestiones importantes en vez de echar luz sobre el asunto.

Blue Jasmine va directo al nervio en cuanto a la complejidad de todo lo que envuelve el dinero en nuestras vidas, queramos verlo o no, desde los temas de pareja, familia o el despilfarro hasta la forma en la cual lo material determina para mucha gente hoy en día una parte importante de su identidad y la forma de relacionarse con el resto del mundo.

De alguna manera, Allen nos muestra, desde la particular visión de un artista sensible y talentoso, la importancia de construir nuestra propia esencia más allá del consumo indiscriminado, la ostentación y la hipocresía muchas veces impulsada por una sociedad que pondera el status social por sobre los sentimientos y lo vincular.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. ¡Comience a cursar de inmediato!

Descuento activo cursos Diciembre -20%*
*Válido hasta el 16 de Diciembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Acaba de comenzar y aún está a tiempo
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

2 comentarios
  • Fernando
    18 noviembre, 2013 at 5:36 pm

    Hola, buen día. Ayer en una serie de la versión española del canal alemán DW,hacen referencia a un documental llamado “Master the of universe” de Marc Bauder, que hace referencia al manejo de las finanzas de las últimas décadas por parte de grandes instituciones bancarias en el sector bursátil.
    Por si les llegara a interesar; la página es:
    http://www.dw.de/programa/cultura21/s-30330-9797.

    Responder
    • nicolaslitvinoff
      3 diciembre, 2013 at 11:35 pm

      Gracias Fernando! Saludos

      Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *