Invertir en la Bolsa: claves para ganar.

Business growth

Nicolás Litvinoff, especial para el Diario La Nación.

 

El Merval (índice de acciones líderes de la Bolsa de Buenos Aires) se acerca al 100% de ganancia cuando aún falta un mes para terminar el año, convirtiéndose en la mejor inversión de todas y generando firmes expectativas de prolongación de esta racha en 2014.

 

¿Cuánto dinero hace falta para comenzar a operar? ¿Cuáles son los instrumentos más utilizados y qué riesgos representan? ¿Qué aspectos hay que tener en cuenta a la hora de elegir los activos a comprar?

 

1)         MÍNIMOS PARA COMENZAR Y COSTOS INICIALES

 

Existen muchos mitos con respecto a la Bolsa, y uno de ellos tiene que ver con que este tipo de inversión está destinada solo a inversores acaudalados que hacen colocaciones de 5 dígitos mínimo en busca de rentabilidad.

 

Pero la realidad marca que hoy en día es posible invertir en el mercado accionario a partir de los 1000 pesos, volviéndose una alternativa accesible pero desconocida para la mayoría de la gente.

 

Pero más allá de que las “barreras a la entrada”, en términos de mínimos son realmente bajas, hay otros aspectos que hay que tener en cuenta para sortear con éxito esta primera etapa.

 

Primero, no es una buena idea invertir todos nuestros ahorros en el mercado accionario. Mi opinión es que en un principio, se debe comenzar con un 10 o 20% del capital total con el que se cuente para invertir, para luego ir aumentando ese porcentual a medida que se gane seguridad. Segundo, tampoco es muy acertado invertir dinero que es probable que necesitemos en el corto plazo. Si no se tiene en cuenta esta premisa se corre el riesgo de tener que “malvender” las acciones o bonos comprados por necesidad sin darles el tiempo necesario para que consigan la rentabilidad deseada.

 

Resumiendo: para invertir, por ejemplo, 2000 pesos en la Bolsa debemos contar con un ahorro mínimo de 10.000 pesos y tener la certeza que al menos por un año no necesitaremos ese capital.

 

Si se cumplen estas condiciones, existen dos opciones para comenzar a operar: hacerlo a través del banco del cual se es cliente abriendo una cuenta de inversión en el mismo, o abrir una cuenta en un agente de Bolsa consultando online la nómina de agentes y sociedades de Bolsa.

 

La primera opción es más cómoda pero también más costosa: las comisiones que cobran los bancos para operar en la Bolsa por cuenta y orden de sus clientes pueden ser hasta un 70% más cara que las de los agentes de Bolsa.

 

El costo comisional, en la Argentina, es porcentual, es decir, corresponde a un porcentaje del total operado, que puede ser desde 0,60% hasta el 1%, con mínimos que arrancan en los 36 pesos.

 

Por último, el trámite de apertura de cuenta en un agente de Bolsa es aún más sencillo que el correspondiente a una apertura de cuenta bancaria: basta con el DNI y el CBU de una cuenta corriente desde donde transferir los fondos.

 

Algunos agentes de bolsa online no cobran costo de mantenimiento de cuenta a sus clientes, haciendo con esto más atractiva la inversión para montos pequeños.

 

2) CUÁLES SON LOS INSTRUMENTOS MÁS UTILIZADOS Y QUÉ RIESGO REPRESENTAN

 

El instrumento más popular son las acciones de empresas, que son justamente las que, en promedio, han ganado casi un 100% este año, duplicando el valor que ostentaban a principios de enero.

 

Al comprar acciones de una empresa cotizante cualquiera, el inversor se está convirtiendo en “socio” de la empresa, y el precio de la acción subirá o bajará de precio en función del éxito o fracaso de los proyectos que dicha empresa afronte.

 

Pero también están los bonos, que representan un tipo de inversión distinta. En este caso, el inversor no se asocia a la empresa o gobierno emisor del bono sino que simplemente le está prestando dinero al mismo, que se compromete a devolverlo junto con los intereses en un plazo determinado de antemano.

 

Dentro de la amplia gama de bonos emitidos , los bonos “dólar linked” (atados al dólar), representan una alternativa más que interesante, sobre todo teniendo en cuenta la aceleración en la devaluación del dólar oficial del pasado mes de noviembre (3,5% solamente en ese mes).

 

Pero también existen otro tipo de inversiones en la Bolsa como los cheques de pago diferido, que representan una inversión de baja volatilidad y rentabilidades cercanas al 20% anual en pesos.

 

3)         ASPECTOS A TENER EN CUENTA PARA DECIDIR DÓNDE INVERTIR

 

Lo más importante es que la decisión de compra esté sustentada en fundamentos propios que pueden ir desde el aprovechamiento de nuestra experiencia como clientes cotidianos de algunas de las empresas cotizantes hasta las propias expectativas con respecto a la marcha de la economía y/o determinado sector.

 

Pero es vital para cualquier inversor saber que su inversión en acciones puede estar un 40 o 50% abajo en poco tiempo en caso de no acertar con el timing. En ese caso, se deben revisar las razones o fundamentals utilizados en la compra, con la siguiente premisa: si los mismos no variaron, no hay ninguna razón para desprenderse de las acciones y asumir la pérdida.

 

Aquí es donde toma importancia lo visto anteriormente: una cosa es tener que soportar una situación transitoria en la que nos encontramos un 40% abajo con el total de nuestros ahorros y otra cosa muy distinta es cuando esa pérdida no realizada alcanza solamente al 10% de nuestro capital.

 

Muchas veces, lo que ocasiona la pérdida de los inversores amateurs es no poder determinar correctamente su size (tamaño) de confort, teniendo que malvender luego el total de lo invertido para ver luego (desde afuera) como las acciones retoman su ritmo alcista luego de una simple corrección temporaria.

 

Por último, no está de más tener en cuenta que si el Gobierno logra “arreglar” con el Club de París y los fondos buitre, varios fondos comunes de inversión extranjeros estarán habilitados a comprar acciones en el país, ya que muchos cuentan con estatutos internos que les prohíben comprar acciones de países en litigio internacional por deudas.

 

Esta situación podría hacer que las acciones continúen su marcha triunfal durante 2014 posibilitando importantes ganancias para los inversores.

 

CONCLUSIÓN

 

Invertir en la Bolsa es visto como algo muy arriesgado por la gran mayoría de inversores minoritarios, que prefieren tener su ahorro en instrumentos más seguros.

 

Mientras tanto y según lo comentado al principio de esta nota, el Merval duplica su valor y algunos de sus componentes suben hasta un 300% en apenas 11 meses, posibilitando ganancias extraordinarias para aquellos que se animaron a vencer los preconceptos proclamados por aquellos que fracasaron en su aventura bursátil en algún momento de su vida, en un contexto totalmente distinto y siguiendo seguramente consejos o intuiciones que resultaron ser erradas.

 

El riesgo, el famoso riesgo de invertir en la Bolsa, se sabe puede ser reducido a su mínima expresión mediante la inversión de un porcentaje no mayor del 20% de los ahorros totales en un horizonte de largo plazo (superior a un año).

 

Dar el primer paso y disfrutar de ganancias no comunes en otro tipo de inversiones más “conservadoras” depende de cada uno.

Suscríbase a la lista de correo:

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa con los tips que Nicolás Litvinoff brinda en los cursos online de Estudinero!. 

Aproveche la pre-venta para nuestros whorkshops online de Mayo con descuento -30% off, ¡Comienzan el 8 de Mayo y aún está a tiempo!. Últimos lugares. Anótese y comience a cursar ahora mismo. Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano y reserve ahora su vacante:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

Esta promoción es por tiempo limitado, ¡no se quede afuera! ¡Últimos días!

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *