Como trabajar “duro”.

como trabajar duro

El trabajo, como tal, necesita ser redefinido a la luz de los cambios tecnológicos y los cambios reinantes en todos los ámbitos.
¿Qué significa, hoy en día, trabajar “duro”?

Nuestros abuelos y bisabuelos lo sabía muy bien. Se levantaban antes de que salga el sol y se pasaban 14 horas haciendo tareas de campo sin importar el calor sofocante o el frío demoledor: había que recoger la cosecha y asegurarse que los animales tengan alimento.

En Fast Food Nation, Eric Scholsser escribe sobre un trabajador que se rompió las vértebras, se destrozó la muñeca, se quemó los pulmones y terminó sus días arrollado por un tren de carga como parte de su profesión durante 15 años en un matadero. Eso si que era, tiempo atrás,  trabajar “duro”.

Como dice Steph Godin en su libro “La vaca púrpura”, el significado de trabajo duro está claro en una economía manual. Trabajar duro significaba producir más. Y naturalmente, producir más era la mejor forma de mantener a la familia. Pero ese tiempo pasó.

Que significa hoy en día “trabajar duro”.

Hoy en día, son pocos los que usan su cuerpo como sustituto de una máquina.Estamos en la nueva economía digital, en donde más del 40% de los trabajadores pasa su jornada laboral atrás de un escritorio. El único movimiento de peso tiene que ver con cargar el café desde la máquina expendedora hasta el cubículo donde se encuentra la computadora y la silla.

¿Eso es hoy en día trabajar “duro”? Y no estoy hablando simplemente del trabajo físico en sí, como veremos más adelante.
Alguien podría decir: “Estás equivocado: trabajo más de 10 horas por día. Soy el primero en llegar a la oficina y el último en irme. Siempre estoy “conectado” a la BlackBerry. Hasta el cadete sabe en qué hotel estoy de vacaciones, por si alguien de la empresa me necesita. Incluso un día llegué a dormir en la oficina porque teníamos que cerrar el balance del mes“.

Lo cierto es que ser “adicto al trabajo” (workaholics, en inglés) no significa hoy en día trabajar “duro”. Nadie duda que la mayoría pueda estar trabajando “mucho”, pero “mucho” y “duro” son ahora conceptos totalmente diferentes.

¿Qué sería entonces trabajar “duro”?

Trabajar “duro no es simplemente vaciar la bandeja de entrada y el google calendar de tareas pendientes. Trabajar “duro” es tener la independencia laboral que genere estabilidad a prueba de crisis y recesiones, es “operar” por nuestro propio beneficio económico y asegurar la felicidad presente y futura.

Trabajar “duro” es decirle a los directivos de la empresa que dejen algo que llevan haciendo desde hace mucho tiempo para realizar una nueva alternativa que parece arriesgada.

Trabajar “duro” es inventar un sistema, servicio o proceso nuevo que pueda ser útil para un grupo importante de personas. Trabajar “duro” es correr riesgos aparentes, no riesgos tontos, como exponer a toda la empresa (o socios)  a un proyecto sin haber realizado antes los “testeos” correspondientes. Correr riesgos aparentes es hacer algo que la competencia piensa que es riesgoso e inseguro pero nosotros sabemos que, bien encarado, es de lo más conservador que existe y los beneficios pueden ser extraordinarios.

Trabajar “duro” es no tener miedo de sostener conversaciones incómodas con los que consideramos nuestros “superiores”, socios o clientes, y no pedirle a nadie (ni a la empresa ni al gobierno) que se ocupe por nuestro presente y mucho menos por nuestro futuro.


Trabajar “duro” es decirle al jefe que está siendo muy perezoso desde el punto de vista intelectual y marcarle las cosas que está haciendo mal: es más fácil quedarse “quieto” y llenar de críticas la estación de “radio pasillo” mientras la empresa se funde irremediablemente.

Trabajar “duro” es decirle “no” a la falsa certidumbre que nos ofrece el sistema (cobrar el sueldo del 1 al 5 de cada mes, vacaciones, seguridad social, jubilación) y buscar la “certidumbre positiva”, aquella que se logra cuando diversificamos nuestras fuentes de ingresos y nos convertimos en emprendedores e inversores, diseñando nuestro propio destino.

Trabajar “duro” es tomar decisiones acertadas con pocos datos sobre lo que puede pasar en un futuro incierto.

¿Donde se aprende a “trabajar duro”?

A medida que las economías sufren crisis tras crisis, y la “flexibilidad” laboral y los cambios en el trabajo generan miedo en la masa de la población, muchos buscan la salida fácil: vamos a dejar que “el jefe” haga el trabajo duro mientras nosotros asumimos menos riesgos y trabajamos muchas horas.

El trabajo “duro” incluye indefectiblemente cierta dosis de riesgo, que empieza cuando se enfrenta  algo con lo que hubiese preferido no tener que lidiar: el miedo al rechazo, el miedo al fracaso, el miedo a la “muerte” económica, el miedo a la marginación. Pero trabajar “duro” es saltar esas barrares, hacer un túnel y pasarlas por debajo o simplemente atravesarlas. Y repetir esto al día siguiente, y luego todos los días de aquí en más.

¿Dónde se enseña a trabajar “duro”? Por seguro, no en las universidades. Los programas de los centros educativos de hoy en día fueron hechos en la época de la economía industrial, y por ende están diseñados para graduar empleados listos para aplicar a búsquedas de “jóvenes profesionales” en empresas que los esperan para hacerlos trabajar “mucho”, que ahora sabemos que no es lo mismo que trabajar “duro”.


En los centros educativos surgidos durante la era digital, en cambio, tenemos las herramientas necesarias para que el trabajo “duro” sea una realidad en su vida.

El curso online de Finanzas Personales para Principiantes  incluye en su temario temas tales como:

Sobre ansiedad y estructuras capitalistas. Proyectos propios vs. Proyectos de terceros. Certidumbre social: más peguntas que certezas. La mentira detrás de la jubilación, la falta de tiempo y la caída de los salarios en el tiempo. Cómo abrazar la incertidumbre para llegar a la certidumbre positiva
Nuevas corrientes de pensamiento con respecto al trabajo. El fracaso de la Teoría del Sacrificio. Derribando mitos y falsas creencias sobre el trabajo y el esfuerzo. Ideas disparadoras para cuestionar nuestra vida laboral actual.
Estrategias para comenzar a cambiar tu vida laboral. El modelo DEAL. El óptimo de Pareto y la Ley de Parkinson. Cómo eliminar las fuentes que atentan contra tu productividad. La ignorancia selectiva y cómo eliminar el exceso de información. Eliminar, automatizar y delegar.
8 tips para ganar tu primer millón (19 minutos): ¿Quien no quiere ganar su primer millón y acortar con ello el camino hacia la tan ansiada independencia financiera? En esta última clase compartiremos contigo consejos y datos que salen del estudio de los más importantes millonarios de la actualidad.

Suscríbase a la lista de correo:

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa con los tips que Nicolás Litvinoff brinda en los cursos online de Estudinero!. 

Pre -venta Julio -30%  ¡Anótese antes del 25 de Junio y reserve su vacante a precio especial! Comienza lunes 3 de Julio, últimos lugares con descuento exclusivo. Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la instripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

Esta promoción es por tiempo limitado, ¡no se quede afuera! ¡Últimos días!

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

3 comentarios

  • perla oliva

    ! gran verdad recorde al monento a mís abuelos paternos llegados de barcelona, que dejaron sus vidas aquí, ellos sí trabajaron duro

  • Santiago

    Ojo que no es Steph Godin sino Seth Godin.

  • En desuso

    Partamos de la base que en español (al menos español de España) la expresión trabajar “duro” NO EXISTE. Es un mala traducción de series y/o películs de origen extranjero, de la misma forma que yo cuido a un niño pero no “hago de canguro”… Por lo tanto, aunque ciertos hábitos laborables hayan cambiado en el último siglo, sigue habiendo gente explotada laboralmente solo para sobrevivir (vivir solo viven algunos).
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *