Claves para evitar un default en tu economía personal.

Especial para el diario La Nación.

Durante toda la semana pasada, la palabra default inundó los medios en un déjà-vu de lo ocurrido en 2001 en la Argentina. Es probable que el Gobierno haya cometido errores de cálculo y procedimiento que llevaron al país a esta situación, pero todo lo ocurrido genera la oportunidad única de hacernos una pregunta inteligente que puede derivar en un accionar positivo a nivel personal: ¿Y por casa cómo andamos?
Lejos de originar una discusión política acerca de los alcances que la situación entre el Gobierno y los holdouts podría llegar a tener, el objetivo de esta columna es aprovechar el contexto para “bajar” de la macro a la microeconomía y estudiar con ello algunas claves para evitar el default en la economía doméstica, que puede tener que ver o no con la coyuntura externa que atraviesa el país.

 1) ENTENDER QUÉ SIGNIFICA ENTRAR EN DEFAULT

El default o suspensión de pagos es un término que se usa de manera habitual en finanzas para definir una situación en la que el prestatario no cumple con las obligaciones legales contraídas con sus acreedores en la forma establecida en el contrato de reconocimiento de la deuda.

Dejemos de lado la discusión de la Argentina para centrarnos en la potencial ocurrencia de este evento dentro de la economía personal: el individuo no puede hacer frente al pago de una o más deudas, y la fecha de pago pasa sin que él mismo haya podido cumplir con sus obligaciones.

Este incumplimiento lleva al acreedor a la búsqueda de cobro ejecutando garantías presentadas en la petición del préstamo o cualquier otro tipo de bienes que el deudor pueda llegar a tener a su nombre.

Caer en el default financiero personal suele ser muy doloroso desde el punto de vista económico, ya que la deuda crece exponencialmente al sumarse intereses, punitorios y costas legales.

En situaciones críticas, el acreedor puede incluso embargar una parte del sueldo del deudor.

2) CONOCER LOS CANALES POR LOS CUALES SE PUEDE LLEGAR AL DEFAULT

Para entrar en default, primero hay que contraer una o más deudas. El universo de deudas posibles no es homogéneo, sino que difieren en función de distintas variables como tasa, plazo y ponderación de la cuota dentro del ingreso total del deudor.

En la siguiente lista ordenaremos las deudas más riesgosas en cuanto a la posibilidad de acercar al solicitante a un default financiero personal:

a) Préstamos personales a sola firma: estos préstamos son los más riesgosos de todos, por más que el Gobierno intentó regular la tasa que las cooperativas y mutuales cobran a los deudores, las mismas siguen siendo de las más altas del sistema. Aprovechando que en muchos casos puede ser la única fuente de acceso al crédito que suelen tener personas que se encuentran fuera de la economía formal (ya sea porque cobran su sueldo en negro o porque tienen deudas anteriores), las mismas pueden superar en algunos casos el 100% de CFT (Costo Financiero Total). Este tipo de deuda suele ser de las más tóxicas y un camino directo al quebranto financiero personal.

b)Tarjetas de crédito: una de cada cinco personas utiliza la financiación de la tarjeta de crédito, aceptando con esto pagar intereses altísimos que se acumulan y potencian mes a mes. Ello ocurre cuando se abona el “pago mínimo” del resumen mensual esperando poder cancelar la totalidad el mes siguiente, y luego se comienza a atrasar ese fecha priorizando otros gastos. Para evitar queel uso incorrecto de los plásticos nos arrastren al default personal, es una buena idea seguir una serie de consejos como establecer un aforo personal (un límite de gastos mensuales por debajo del límite que otorga la tarjeta), cumplir con las fechas de pago y abonar el total del resumen y nunca el pago mínimo.

c) Préstamos personales: se refiere a préstamos que se obtienen en el banco, y cuyo destino puede ser capital de trabajo, refacción de la vivienda o compra de un auto, entre otros. Si bien las tasas son más bajas que las que se debe pagar en créditos a sola firma, la alta inflación, sumada a la suba de tasas que el Banco Central dispuso a partir de enero hacen que el CFT siga siendo lo suficientemente alto como para tener que pensarlo dos veces antes de solicitar un crédito de este tipo.

3) CAMBIAR LOS HÁBITOS NOCIVOS QUE LLEVAN A CONTRAER DEUDA DE MANERA COMPULSIVA

El primer objetivo para alejar los fantasmas del default financiero personal tiene que ver con clarificar la situación financiera. Los hábitos nocivos de aquellos que suelen vivir contrayendo deudas constantemente los llevan a ser muy desprolijos en el manejo de la misma, como una forma de negar el problema. Llevar un registro de los distintos tipos de deuda tomada, saldos a pagar de las mismas, sistemas de amortización de los préstamos y tasas de interés (medidas siempre en términos de Costo Financiero Total) aparece como algo que todo deudor debería realizar para tomar real conciencia de su situación financiera antes de que el default financiero personal aceche.

Confeccionar luego un plan de austeridad personal es el paso superador una vez combatido los malos hábitos descriptos.

4) TENER EN CLARO NUESTROS INGRESOS REALES

La fuerte inflación que soporta nuestra economía desde hace varios años puede generar una falsa ilusión de aumento en los ingresos producto de las actualizaciones anuales.

Ello puede llevar a mucha gente sin cultura financiera a sentirse más “ricos” que antes y aumentar con ello la demanda de deuda creyendo que ahora tienen más “capacidad” de pago.

Se cae en ese error de análisis al ponderar los ingresos nominales por sobre los reales. Los primeros son simplemente el monto de lo recibido, mientras que los segundos tienen que ver con el poder adquisitivo, es decir, lo que realmente puede comprarse en la actualidad en comparación con lo que podría haberse comprado el año anterior.

Si bien es verdad que los ingresos aumentan año a año, también lo hacen los precios de los bienes y servicios (muchas veces por encima incluso del aumento de ingresos) y, aún más importante, las tasas de interés que deben pagarse por préstamos contraídos incluso años atrás, cuando los mismos se encuentran nominados a tasa variable.

Por ello, es necesario tener en cuenta los ingresos reales, número al que se puede llegar descontándole al aumento de los mismos la inflación del mismo período. Haciendo este ejercicio, se verá que el aumento no es tal, y que aumentar la deuda contraída es un error que puede acercarnos velozmente al default financiero personal.

CONCLUSIÓN

El default financiero personal es una situación que mucha gente atraviesa de manera independiente a la situación económica del país. Pero claramente, al deteriorarse variables importantes a nivel agregado como el consumo, el trabajo, la inflación y sobre todo los tipos de interés, el número de personas al borde del precipicio financiero aumenta considerablemente.

Si la situación con los fondos buitre repercutirá empeorando aún más las cosas no está muy claro todavía, pero no viene mal usar esto de “excusa” para sanear la economía doméstica y dejar de comprometer el futuro financiero propio y de quienes nos rodean contrayendo deuda a la espera de que “mágicamente” las cosas cambien. Si el litigio que se desarrolla en los tribunales de New York produce una fuerte contracción de la economía con las consecuencias del caso, entonces es mejor que nos agarre preparados.

Si, por el contrario, todo se soluciona a nivel país e igualmente hemos hecho los deberes, entonces tendremos una oportunidad única para alejarnos del deafult financiero personal y bajar con ello el estrés y la angustia de un mañana incierto y amenazante.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. ¡Comience a cursar de inmediato!

Descuento activo cursos Diciembre -20%*
*Válido hasta el 16 de Diciembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Acaba de comenzar y aún está a tiempo
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *