El falso mito del millonario seductor.

Especial de Nicolás Litvinoff para el diario La Nación.

La ficción de que las mujeres ponen en el tope de sus preferencias el estatus económico a la hora de elegir pareja mientras que los hombres priorizan el atractivo físico no se comprueba empíricamente al momento de analizar diversos estudios sobre el tema.

Los psicólogos David Buss de la (Universidad de Michigan) y Michael Barnes (Yale) realizaron un estudio llamado “Preferencias humanas en la elección del cónyuge” (Preferences in Human Mate Selection) en el que se le pidió a los encuestados que destacaran los rasgos más valorados en una pareja potencial. Contrariamente a lo que muchos piensan, los rasgos más valorados fueron “la amabilidad y la comprensión”. Las mujeres ponderaron un poco más que los hombres la “capacidad económica”, pero este ítem fue uno de los rasgos secundarios a la hora de priorizar condiciones.

Por su parte, la socióloga Elizabeth McClintock, de la Universidad de Notre Dame, realizó un estudio llamado “Belleza y Estatus” (Beauty and Status) publicado por la revista American Sociological Review, en el que analiza a más de 1500 parejas en distintas etapas de su relación, para determinar en qué grado se cumple el mito del intercambio de belleza por estatus.

Las conclusiones a las que arribó la socióloga están en línea con el resto de los estudios, al afirmar que “estos matrimonios por conveniencia apenas existen, y cuando tratan de formarse duran unos pocos meses”. El research también proclama que “apenas se produce mezcla de estratos sociales”, y que “si existe una asimilación de virtudes, las personas exitosas, ya sea a nivel económico, profesional o atractivo, suelen estar con parejas que también cumplen con estas condiciones”.

En la misma línea, la doctora Gabriela Gómez Rojas publicó en la revista científica de la UCES un trabajo llamado “¿Cómo se construyen las parejas? Entre las diversas formas del amor y los límites de lo social”, en el que comprueba que las personas suelen moverse en ámbitos en donde se encuentran con otras de la misma clase social, con la cual, el dinero deja de ser un factor diferencial a la hora de elegir pareja.

En el mismo estudio, la investigadora afirma que, según los datos recolectados, en el 52.9% de los hogares encuestados las parejas son de la misma clase. Lo sorprendente es que en el 27.80% de los hogares, la clase social de la mujer supera a la del hombre, mientras que en apenas el 18.90% se da de la manera inversa y el hombre proviene de una clase social más alta que la de la mujer.

Como se ve, estigmatizar a la mujer como una “caza recompensas” y al hombre como una víctima que accede a un simple intercambio material es un mito demasiado simplista a la luz de los resultados expuestos, y tiene que ver quizá con un tema de género que luego no se comprueba en la cotidianidad.

A su vez, esta idea de la mujer como objeto de consumo, además de ser machista y retrógrado, crea la fantasía de que poseer dinero suficiente nos asegura tener a la mujer que queramos, relegando un acto humano y social como la seducción a una operación de consumo, creando la falsa noción de que el dinero es más importante que la personalidad y el ingenio a la hora de vincularnos con el sexo opuesto.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. ¡Comience a cursar de inmediato!

Descuento activo cursos Diciembre -20%*
*Válido hasta el 16 de Diciembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Acaba de comenzar y aún está a tiempo
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

4 comentarios
  • Pablo R. Sanchez
    8 octubre, 2014 at 7:12 pm

    No me convencen algunas conclusiones del estudio porque parecen pasar por alto la distinción entre lo que “dicen” los entrevistados sobre sus preferencias (no conocemos el tipo de “entrevista” realizado) y lo que ellos efectivamente han hecho (o harían) con respecto a sus motivaciones en la elección de la pareja. En estos temas tan complejos muchas personas son inconsistentes entre lo que dicen y lo que hacen. Con esto pretendo sugerir que frecuentemente se confunde lo que “es” con lo que “debería ser”. Así podemos encontrar entrevistados que valoran la capacidad económica de la potencial pareja (o alguna otra característica) pero por alguna razón no están dispuestos a reconocerlo. Por otro lado, si bien el millonario dispone de mayores armas para ser un eficaz seductor (no se incluyó a la “millonaria seductora”), no es menos cierto que sólo por ser millonarios, no les hace falta mucho ejercicio de “seducción” para tener pareja. Tampoco se distingue los tipos de “pareja” en función de los valores que motivan la elección. En síntesis, hay algunas premisas débiles o ausentes en los estudios que no me permiten compartir del todo las conclusiones a la que llega.

    Responder
    • nicolaslitvinoff • Autor de Entrada •
      10 octubre, 2014 at 8:36 am

      Gracias Pablo por tu comentario y análisis. Saludos

      Responder
  • Nicolas
    27 octubre, 2014 at 6:09 pm

    Bueno.. Napoleon dijo “todo hombre tiene su precio”… ahora no cuenta para las mujeres?….. Lo que me pareció absurdo fue la encuesta, “porque ellas dicen que valoran mas la comprension inmediatamente es realidad” vamos… es como que haga una encuesta que diga “si ves a alguien a quien se le cae su billetera, se la devuelves, o te la quedas?”. el 99% va a contestar que la devolveria, sin embargo, la realidad indica otra cosa. Mucha gente va a responder con lo que DEBERIA hacer y no con lo que REALMENTE haria. Saludos!

    Responder
  • Fernando
    31 octubre, 2014 at 1:10 am

    Totalmente de acuerdo con Pablo Sanchez. Ej. El jugador argentino Carlos Tèvez tiene en su haber cientos de conquistas femeninas, sin embargo, sus amigos del barrio, dificilmente puedan llegar al 0,1 de su lista. Y eso que no estoy hablando del atractivo fìsico.

    Responder

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *