Tips para manejar la ansiedad en tus finanzas personales.

Especial de Nicolás Litvinoff para el diario La Nación.

Se puede pensar que la ansiedad, junto con otros estados emocionales, pertenece a un campo de estudio relacionado con la psicología o hasta la psiquiatría en el peor de los casos. Por lo tanto…¿qué relación podría llegar a tener con nuestras finanzas personales y la manera en la cuál nos relacionamos con el dinero?

Veremos en la columna de hoy que el link existente es fuerte y peligroso, al punto de convertirse en un elemento clave que puede definir el éxito o fracaso en lo referente al plano material y de realización personal.

Comenzaremos esta nota definiendo la ansiedad normal y patológica, para luego estudiar como ésta afecta a nuestras decisiones de ahorro y gasto.

En cada uno de los casos se darán tips superadores para sortear este problema que aqueja secretamente a millones de personas.
 
Pero…no se pongan ansiosos, vamos de a poco.
 
ANSIEDAD NORMAL Y ANSIEDAD PATOLÓGICA
 
La palabra ansiedad viene del latín anxietas, que significa angustia o aflicción, y hace alusión a un estado de ánimo generalmente alerta que busca anticiparse a una situación futura importante que es vivida con cierto temor e impaciencia.
 
La ansiedad está presente en prácticamente todo ser humando en mayor o menor medida y ese grado de intensidad es justamente el que sirve para diferenciar a un sentimiento de ansiedad normal de uno patológico.
 
Ante la sensación de peligro, sea real o imaginaria, la ansiedad puede considerarse una respuesta normal o adaptativa, que prepara al cuerpo y a la mente para reaccionar ante una situación de emergencia. Ello lleva a pensar a la ansiedad como una emoción necesaria para la supervivencia, dado que para preservar su integridad física el ser humano ha tenido que poner en marcha ciertos mecanismos mentales relacionados con la misma durante millones de años: la reacción de lucha o huida.
 
El problema aparece cuando surgen diferentes cuadros sintomáticos que constituyen los llamados trastornos de ansiedad, que suelen ser muy nocivos para el que los padece, como ser el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno por ansiedad generalizada o diversas manifestaciones de fobia.
 
Cuando la reacción es excesivamente intensa y se establece como un hábito complicando las tareas cotidianas de la persona estamos ante un cuadro de ansiedad patológica que debe ser tratado por profesionales de la salud.
 
ANSIEDAD Y SU RELACIÓN CON EL GASTO, EL AHORRO, LA INVERSIÓN Y LA GENERACIÓN DE INGRESOS
 
Claramente, cuando la ansiedad es patológica afecta a prácticamente todo el universo de una persona, incluyendo su relación con el dinero.
 
Pero no hace falta ir tan lejos para analizar el link existente entre el dinero y la ansiedad. Para poder analizar juntos el grado de importancia que este estado emocional tiene en nuestros hábitos financieros, estudiaremos como afecta este “exceso de futuro” a lo relacionado con los dos pilares que forman la base de la salud financiera personal: el gasto y el ahorro.
 
1) Ansiedad y gasto:
 
En lo referente al gasto, podemos detectar un caso emblemático en el cual la ansiedad se manifiesta abiertamente: los compradores compulsivos.
 
La compulsión por comprar es un trastorno cada vez más común. Se trata de una patología en la que hay una necesidad irreprimible de adquirir cosas ahora mismo, sin margen de espera.
 
Frente a situaciones tales como una vidriera con ofertas, el cobro del sueldo o una ampliación del límite de gastos con la tarjeta de crédito, una persona con determinada estructura de pensamiento puede llegar a experimentar una sensación de ansiedad que lo lleva a gastar compulsivamente en cosas superfluas (pero que en el momento de la compra se viven como extremadamente necesarias o irresistibles) dinero que debería utilizar para otras cuestiones más necesarias.
 
Tips para frenar la ansiedad en el gasto:
 
El primer paso es entender el comportamiento que lleva a esto. La compra compulsiva es bastante más que un despilfarro ocasional con arrepentimiento posterior y, para considerarse realmente un trastorno, el comportamiento tiene que estar relacionado con una angustia marcada o inferir en el funcionamiento normal de la vida cotidiana.
 
Las causas primigenias de la adicción a la compra aún no están claras, sin embargo, se pueden detectar dos denominadores comunes entre quienes sufren este desorden: la gran apreciación de lo material y una pobre autoestima.
 
Dicho esto, el segundo escalón es hablar con las personas que tienen este trastorno de conducta para que asuman que tienen un problema, pero sin presionarlas. Es importante crear contexto para esta charla, hacerla a las apuradas o con otras personas presentes puede ser el camino más directo para que todo fracase y vuelva a foja cero.
 
El tercer paso pasa por buscar terapias alternativas para la ansiedad. Para gastar menos surge entonces la necesidad de controlar la ansiedad y aumentar la autoestima. Para ello, comenzar terapia con un psicoanalista, yoga o, mejor aún, anotarse en un curso de meditación puede funcionar como un moderador de gastos al canalizar esa energía negativa en fines más productivos.
 
El relajamiento y la meditación activan sustancias como las endorfinas que ayudan a tranquilizar el cerebro y permiten pensar con más frialdad a la hora de comprar.
 
Por último, puede ser de gran utilidad para aquellos gastadores organizar sus ingresos y ahorros, asignando un orden de prioridad a sus gastos del 1 al 10 de manera tal de eliminar las compras que se encuentran por debajo del nivel 5, para empezar.
 

Restringir a cero el uso de las tarjetas de crédito u otros mecanismos que puedan tentar a la hora de comprar también es aconsejable.
 
2) Ansiedad y ahorro:
 
En lo referente al ahorro es donde se puede ver claramente los efectos de la ansiedad y, sobre todo en nuestro país, en donde la inflación y la presión consumista por parte de las empresas no ayuda demasiado a controlar la ansiedad.
 
Dado que ahorrar es justamente posponer la materialización del deseo en el presente para poder disfrutar más en el futuro, las personas ansiosas fracasan constantemente en su implementación y pierden de manera muy fácil la batalla entre su “yo” presente y su “yo” futuro. En estos casos, la ansiedad se transforma en impaciencia y la impaciencia hace que toda acción de ahorro sea percibida como algo inútil, comprometiendo de esta manera la calidad de vida futura en post de un mayor disfrute en el presente, sin llegar nunca a un sano equilibrio entre ambos horizontes temporales.
 

Tips para frenar la ansiedad en el ahorro:

 
Para vencer la ansiedad en el ahorro es de gran utilidad establecer mecanismos de compromiso, tales como:
 
Contabilizar los gastos: un mecanismo de compromiso inmediato y beneficioso tiene que ver con conocer los gastos que realizamos al detalle. Aquí, el mecanismo pasa por registrar cada una de las erogaciones que tengamos a lo largo de tres meses, para luego realizar un análisis minucioso de los mismos.
 
Cortar los “gastos hormigas”: estos gastos hacen alusión a los gastos cotidianos que se desparraman a lo largo del día, como ser un café con medialunas al paso, un taxi tomado a las apuradas, bebidas y golosinas en los quioscos, cigarrillos, etcétera.
 
Como mecanismo de compromiso se pueden eliminar los mismos por el transcurso de un mes para luego ver cómo repercute en nuestras finanzas personales. Los resultados pueden ser sorprendentes.
 
Aforos personales para gastos con tarjeta de crédito: un aforo es un margen de garantía. Por ejemplo, si el límite de gastos con la tarjeta de crédito es de 8000 pesos, podemos establecer un aforo personal del 30%. Multiplicando 8000 por 0,30 llegamos a 2400 pesos, y luego restando ese importe de los 8000 iniciales obtenemos 5600 pesos.
 
Ese importe debería representar el límite mensual máximo de gastos al establecer el aforo personal, que será inferior al límite que el banco emisor de la tarjeta de crédito nos asigne.
 
Separar todos los meses un 10% de nuestro ingreso: el separar todos los meses un 10% de nuestro ingreso como primera acción al recibir el salario es un mecanismo de compromiso muy potente que genera de por sí el valioso hábito del ahorro.
 
Esto es lo que algunos autores de libros de finanzas personales llaman “pagarse a uno mismo primero”, y es de suma utilidad para lograr el control de la economía doméstica.
 
Establecer un límite mensual para compras en cuotas: las compras en cuotas suelen generar un descalabro financiero para aquellos a quienes les cuesta controlar sus gastos, al asumir en el presente una serie de pequeños compromisos futuros que luego crecen como una bola de nieve.
 
CONCLUSIÓN
 
En lo que se refiere al control de la ansiedad en el plano financiero, el contexto claramente no será nuestro aliado sino más bien nuestro enemigo.
 
Dejarse llevar por la horda consumista o las tesis simplistas (en la Argentina no se puede ahorrar, hay que gastar los pesos para que no pierdan valor en nuestras manos) podrá calmar la ansiedad en el corto plazo, pero en el mediano y largo volveremos a estar una y otra vez en la línea de largada, preguntándonos en qué se nos va el dinero todos los meses y cada vez más angustiados por un futuro económico incierto en lo personal.
 
La implementación de los tips vistos en esta nota no tendrán efectos inmediatos en cuanto a lo que se refiere a la disminución de la ansiedad, pero gradualmente los resultados producirán mayor certidumbre a la hora de pensar en el mañana gracias a los recursos que se irán acumulando, y entonces sí el “exceso de futuro” irá disminuyendo junto con la ansiedad.
 
Porque en lo que respecta a la economía doméstica, el “hacer lo correcto” no siempre tiene que ver con dejarnos llevar por nuestras emociones.

Suscríbase a la lista de correo:


 

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. 

Descuento cursos Noviembre -30 off (válido hasta el 30 de Octubre o hasta que se agoten las vacantes asignadas, lo que ocurra primero). Comienzo lunes 6 de Noviembre
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Se lo decimos nosotros en este test gratuito: click aquí.

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”