¿Yuxtaposición del tipo de cambio?: dólar e inflación después del ballottage.

yuxtaposicion tipo de cambio.estudinero

Especial de Nicolás Litvinoff para el diario La Nación.

Desde la salida de la convertibilidad a 2011 (fecha de instrumentación del cepo cambiario), no había casi diferencia entre el dólar oficial y el dólar paralelo (dólar blue). Pero a partir de la regulación del mercado de divisas, ambos tipos de cambio compartieron la tendencia ascendente pero no la intensidad de la misma, y la brecha entre uno y otro comenzó a agrandarse a pasos agigantados.

Faltando pocos días para el ballottage, existen todo tipo de rumores y especulaciones en el plano económico con respecto a lo que podrían llegar a hace cualquiera de los dos candidatos a presidente que aún quedan en carrera.

Pero más allá de las políticas que se implementen luego en términos de desarrollo, industria, endeudamiento, etcétera, lo que le quita el sueño a la gente es qué pasará con el precio del dólar en caso de ganar opositores u oficialistas: ¿Se liberará el cepo? ¿Se seguirá devaluando de manera gradual? ¿Qué podría pasar con los precios de bienes y servicios en caso de tener una devaluación de cierta magnitud?

Analizaremos a continuación las líneas de razonamiento contrapuestas de unos y otros y los potenciales escenarios económicos que se desprenden de las mismas.

Argumentos oficialistas: la devaluación tiene que ser gradual

En la percepción de la gente, la propuesta oficial tiene que ver con una devaluación gradual del tipo de cambio oficial, basada no solo en lo que han manifestado distintos integrantes de ese espacio sino también en lo que viene pasando con el tipo de cambio oficial en los últimos años.

Las devaluaciones, argumentan desde el oficialismo, no hacen más que agrandar la brecha de ingresos entre la clase alta y los que se encuentran en la base de la pirámide social, porque indefectiblemente se trasladaría a precios de manera muy veloz, y aquellos que dependen de un salario fijo que se ajusta en menor proporción pasarían a ganar menos en términos reales, mientras que aquellos que hubieran dolarizado sus ahorros y/o ingresos podrían mantener el poder adquisitivo de los mismos o incluso mejorarlos.

Frente a esto, la opción elegida es regular el tipo de cambio y provocar una devaluación lenta, aún corriendo el riesgo de provocar con esto un atraso cambiario en relación a otros países de la región como Brasil (el Real brasileño se ha devaluado más del 40% frente al dólar este año, al pasar de 2.66 a 3.83 reales por dólar en ese lapso).

En esta línea argumental, la correlación entre precios y dólar se da exclusivamente en lo referente al dólar oficial, y el dólar blue no tiene impacto en la economía, llegando incluso a compararlo con la quiniela por el escaso volumen operado.

Dicho esto, en teoría un triunfo del FVP podría tener como consecuencia inmediata un acomodamiento leve o moderado del dólar oficial (como sucedió en enero de 2014), buscando continuar con el desaceleramiento inflacionario ocasionado por la caída del consumo y la producción en ciertas áreas que el Gobierno considera poco importantes.

Argumentos opositores: la devaluación ya se produjo, solo resta “blanquearla”

Para los críticos de las políticas oficialistas, el Gobierno falla en argumentar que la devaluación es sólo un tema de agenda de los grandes grupos económicos. Datos de la economía real conocidos recientemente revelan que el atraso cambiario es indiscutible por donde se lo mire. Sin ir más lejos, en los últimos años, han salido del país más argentinos que los extranjeros que vinieron, y el gasto de los primeros en el exterior fue superior al de los segundos aquí.

En esta línea, la prohibición de comprar dólares al público fue un error garrafal ya que no respeta los derechos individuales de elegir la moneda en la cual cada persona quiere preservar sus ahorros.

Desde 2002 en adelante, absolutamente todo ha subido de precio y el dólar ha quedado muy retrasado. El intento del Gobierno de no devaluar es similar al propuesto por el ex presidente Fernando de la Rúa en el tramo final de su fallido mandato.

Desde Cambiemos se afirma que la liberación inmediata del cepo en caso de ganar es un hecho, y que el sistema de cambios confluirá hacia un único tipo cambiario. La suba del dólar oficial no se trasladaría a precios porque, siempre según esta línea argumental, actualmente afecta a unos pocos ya que lo que interesa es el tipo de cambio blue, que tendería a bajar (como lo estuvo haciendo en las últimas semanas) gracias a las nuevas expectativas que el cambio de gobierno traería en términos de captación de divisas del exterior (Inversión Extranjera Directa y endeudamiento con organismos de crédito internacionales).

Conclusión: qué podemos esperar si gana uno u otro con el precio del dólar y de que dólar estamos hablando

Una primera aclaración: es imposible pensar en una yuxtaposición entre el tipo de cambio oficial y paralelo, porque así se levante el cepo en un día, el dólar blue seguirá existiendo siempre al igual que la brecha con el oficial (que podría disminuirse drásticamente) porque es el utilizado para operaciones “informales” dentro de una economía, y por ello tenderá a valer siempre más que el oficial.

En el caso de que Mauricio Macri sea elegido presidente el 23 de noviembre, sería de esperarse un salto en el dólar oficial al liberar el mercado de tipo de cambio, quizá al nivel de 14 o 15 pesos, lo cual implicaría una devaluación de más del 40 por ciento.

La polémica está en que porcentaje de esa devaluación se trasladaría a precios, y en que valor se situaría el dólar blue. Si el mercado confía en el nuevo gobierno, una brecha potable sería del 6 u 8%, es decir que podría pensarse en un dólar oficial en 14 y un dólar blue en 15. Claro que estas son todas especulaciones a modo de ejemplo que podrían ser mayores o menores en su cuantía en función de los acontecimientos.

¿Se puede ganar dinero apostando a la materialización de este escenario? La única forma de beneficiarse es comprar dólar a tipo de cambio oficial, y quizá es por ello que este tipo de operaciones acaba de marcar un record en el mes de octubre. Por otro lado, la compra de dólar blue podría salir mal (si el mismo continua bajando) pero no muy mal: a mi juicio, el dólar paralelo tiene un downside (riesgo bajista) limitado 6 u 8% por encima del potencial precio que el dólar oficial alcanzaría en caso de liberarse el cepo, mientras que su upside (camino ascendente) es ilimitado.

Podría decirse que para el equipo económico de Macri, el mercado se adelantó y ya devaluó al llevar al dólar paralelo a sus niveles actuales, y ahora lo único que resta es “blanquear” esto en el tipo de cambio oficial para así aumentar las inversiones y la previsibilidad. La inflación no tendría porqué dispararse ya que depende puramente de las expectativas y las mismas cambiarían con políticas más enfocadas al mercado.

En caso de que Daniel Scioli se alce con la presidencia, ese “gradualismo” devaluatorio podría causar desconfianza en el mercado y el dólar blue acelerar su suba, agrandando la brecha con el paralelo. Pero al mismo tiempo, los riesgos inflacionarios podrían ser menores, siempre y cuando esa suba en el blue no se traslade a precios.

Resumiendo: de las tres variables en estudio (dólar oficial, dólar blue e inflación) solo una podría sufrir cambios drásticos que podrían ser dañinos para el bolsillo de todos, y es la inflación. Las otras dos no se verían demasiado influenciadas en el corto plazo.

Si la inflación ya está descontada o no en el valor del dólar (blue y oficial) es la gran polémica, que comenzará a descifrarse inmediatamente después del ballottage.

Mientras tanto, la demanda de instrumentos financieros “dólar linked” y el adelanto de consumo corriente se presentan como las mejores alternativas para proteger nuestros ahorros de lo que pueda llegar a pasar.

Suscríbase a la lista de correo:



QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa con los tips que Nicolás Litvinoff brinda en los cursos online de Estudinero!. 

Promoción pre venta -30%  ¡Anótese ahora y reserve su lugar! Comienza el Lunes 7 de Agosto. Últimos lugares con descuento exclusivo. Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

Esta promoción es por tiempo limitado, ¡no se quede afuera! ¡Últimos días!

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *