Tips financieros para personas de entre 20 y 40 años

Especial de Nicolás Litvinoff para el diario La Nación

En la columna de hoy, vamos a explayarnos sobre las conductas típicas, en relación con el dinero y los ahorros, de dos rangos etarios: el que va de los 20 a los 30 y el que va de los 30 a los 40 años. Por supuesto, brindaremos consejos para mejorar ese vínculo.

Jóvenes de 20 a 30 años

Características principales: no importa si estamos hablando de quienes aún se sienten adolescentes o de los “neosolteros“. En ambos extremos, nos encontraremos con los millennials, aquellas personas nacidas entre 1981 y el año 2000.

Actualmente, este segmento agrupa a más de 76 millones de personas en Estados Unidos, de acuerdo con un estudio de Deloitte. Para el año 2025, se calcula que representará el 75% de la fuerza laboral en el primera potencia mundial.

Los millennials poseen determinadas características sociales que los distinguen del resto. Desde el punto de vista del dinero, lo que se destaca es la aversión a los bancos, la preferencia por el consumo en detrimento del ahorro, el objetivo de viajar en el corto y mediano plazo y el deseo de emprender antes que de hacer carrera en una empresa.

Relación con el dinero: sin importar la extracción social, entre los 20 a los 30 años se produce el mayor derroche de dinero. Desde el punto de vista del ahorro, la batalla entre el “yo presente” y el “yo futuro” que hemos analizado en columnas anteriores alcanza su mayor temperatura, puesto que el retiro y la vejez suelen verse como algo muy lejano. Por ello, es bajísima la proporción de adolescentes que deciden ahorrar pensando en las décadas venideras.

Además, en este rango de edades es muy común que el objetivo sea el consumo para aparentar, como la compra de lo último en tecnología o en indumentaria. De hecho, los nombres de las marcas tienden a formar parte de un lenguaje visual que distingue a los jóvenes entre ellos. Quien no puede acceder a esas marcas corre el riesgo de sentirse excluido. Este tipo de comportamiento se conoce como “la trampa del estatus”.

Ahorro sugerido en esta etapa: así como los bebés aprenden a dar con esfuerzo y paciencia sus primeros pasos, en esta etapa se deben crear los hábitos fundacionales del ahorro.

Como objetivo principal, un joven debería separar un 10% de su salario mensual bajo el lema “páguese usted primero” a partir de sus frescos 20 años, para llegar a los 30 con un acumulado equivalente a un año de ingresos como paraguas para los días de tormenta.

Si entrás en este grupo etario y ganás 20.000 pesos netos por mes, deberías ponerte como objetivo llegar a los 30 años con un ahorro de al menos 120.000 pesos (valor actual). Si lo lográs, podrás ir aumentando tu capital invirtiéndolo constantemente hasta encontrarte con un monto que te facilite la vida económica.

Gracias a la magia del interés compuesto, quienes son afortunados y pueden ahorrar 500 dólares por mes desde los 20 años, a los 45, luego de invertirlos a una tasa razonable del 5% anual, contarán no con 150.000 dólares sino con 300.000.

De 30 a 40 años

Características principales: en esta camada nos encontramos con un mix entre los primeros millennials y los últimos miembros de la Generación X (nacidos entre 1960 y 1980). Nietos de inmigrantes en su mayoría, en esta generación aún se observan los últimos vestigios de lo que Alvin Toffler llama “La Segundo Ola”, que surge con la Revolución Industrial en el Siglo XVII y se expande hasta 1970. El sacrificio, el techo propio como objetivo primordial y el cuidado de la familia son valores que abundan.

Relación con el dinero: actualmente, esta es la edad en la que se suelen tomar las “grandes decisiones”, algunas de las cuales pueden desembocar en errores financieros que luego se lamentan.

Uno de los errores más comunes desde el punto de vista financiero pasa por los matrimonios que terminan pronto y dejan a ambas partes en una situación económica menos favorable que antes de la unión, ya sea por bienes compartidos que en el apuro se venden a precios bajos o por separaciones conflictivas donde los mayores beneficiados son los abogados.

Otro error típico de esta edad pasa por tener “entre ceja y ceja” el objetivo del techo propio y endeudarse hasta la coronilla para poder cumplirlo hipotecando una porción importante de los ingresos futuros.

Ahorro sugerido en esta etapa: con la base de un ahorro que ya debería superar el ahorro “para emergencias” (6 meses de salario mensual), es hora de prestar atención a consejos como los que brinda Robert Allen en su libro “Múltiples fuentes de ingreso”.

Pausa publicitaria: En el curso de Finanzas Personales para Principiantes y en el de Primeros Pasos en el Mercado (Bolsa) online que dicta Nicolás Litvinoff en Estudinero! podrás aprender y profundizar sobre cada uno de los puntos de esta nota y muchos otros aspectos importantes.
Los cursos online de Estudinero tienen un garantía de calidad de 110%: si no estás conforme con el contenido, te devolvemos lo abonado más 10% por el tiempo empleado.
Más información aquí: cursos online más información.
Consultas dirigidas a Sebastián Vazquez al mail cursos@estudinero.net

Allí, explica la conveniencia de ver el dinero como agua que fluye desde una cascada hacia distintas cuencas. La primera cuenca debería ser, como ya señalamos, la del ahorro para los gastos de emergencia. En el caso de un sueldo de 20.000 pesos mensuales (serían 120.000 los que necesitaríamos para completar este ítem y tener seis meses asegurados), la fuente del 10% de ahorro mensual desbordará hacia la cuenca de las inversiones conservadoras, que debería llenarse al llegar a dos sueldos anuales completos (480.000 pesos en el ejemplo), contemplando los 120.000 de la cuenca destinada a los gastos de emergencia.

Luego llegaría el turno de las inversiones moderadamente riesgosas y las inversiones de alto riesgo.

Conclusión

¿Dónde estoy y donde debería estar, financieramente hablando? Esta es la pregunta que debemos plantearnos para construir nuestro futuro cuando todavía tenemos la energía necesaria para hacerlo.

No interesarse por estos temas y vivir el presente como si no hubiese un mañana es sin duda una decisión más cómoda, pero esa comodidad nos terminará pasando factura en tiempos más vulnerables de nuestras vidas.

Para evitar el mal paso y poder disfrutar a pleno, les recomiendo seguir los tips de ahorro que aquí expusimos y que, un día, enseñarás a tus familiares y amigos con mucho orgullo.

Suscríbase a la lista de correo:

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. ¡Comience a cursar de inmediato!

Descuento activo cursos Diciembre -20%*
*Válido hasta el 16 de Diciembre o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Acaba de comenzar y aún está a tiempo
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

30 OFF
Finanzas Personalesbolsa

¿No sabe cuál curso es el indicado para usted? Pruebe este test gratuito:

QUE-CURSO-TOMAR-300


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *