¿Cuanto ganás por mes?

cuanto ganas por mes.

Mi columna Hablemos de dinero: Gano 6.900 pesos por mes y no puedo ahorrar, que hago? se convirtió en la nota más leída del día y tuvo un record de casi 1.000 comentarios, la mayoría de ellos muy agresivos hacia el consultante (Gregorio), no pudiendo entender como el mismo podía tener problemas de ahorro con un sueldo tan “alto”.

Mas allá de la discusión acerca de si el ingreso de esta persona es una fortuna o no, me queda dando vueltas la pregunta de ¿porque la gente se vuelve tan rara cuando se habla del tema de los ingresos de cada uno?

Todos sabemos que, por ejemplo, en los EEUU, las personas hablan abiertamente de lo que ganan en términos anuales sin ninguna complicación. En la Argentina (y en varios países de Latinoamérica, por lo que pude observar) el tema del sueldo (mensual o anual) es directamente tabú.

Porque se da esa situación? La primer razón pienso que es la más lógica: vivimos en un país en donde la distribución del ingreso sigue siendo una asignatura pendiente mas allá del crecimiento económico de la última década (importante: crecimiento y distribución del ingreso no tienen porque ir de la mano) y los “Gregorios” que ganan bien o medianamente bien teniendo en cuenta lo que es el sueldo promedio en nuestro país (apenas por encima de los 3.000 pesos) pareciera que están alardeando al desglosar abiertamente sus ingresos. Algunos lo pueden incluso tomar como una ofensa dadas las condiciones sociales en las cuales vivimos.

Otra razón por la cuál los argentinos son renuentes a hablar de sus ingresos quizá tenga que ver con la presión impositiva, ya que probablemente las personas que se encuentran en la punta de la pirámide tengan parte de sus ingresos declarados y parte no, razón por la cuál realizan el “silenzio stampa”. Y si no tomemos el caso de Susana Gimenez, quién para la AFIP es una monotributista que gana 3.000 pesos por mes.

Ahora bien, más allá de estas razones u otras de similar índole, pienso que el tema reviste otros matices que se pueden analizar.

Por ejemplo: pareciera haber una noción en el inconciente colectivo de que las personas que hicieron dinero en la Argentina deben necesariamente haber explotado o estafado a otra(s) personas. Mucho dinero, corrupción y negocios turbios parecerían ser sinónimos.

Dicho esto, los “Gregorios” deberían mantener en el más profundo de los misterios sus ingresos para no ser tildados de corruptos o hasta ladrones.

Y con los elementos dados es que podemos arribar a la primera conclusión: a pesar de vivir en una economía capitalista, los argentinos detestamos a los que le va bien. La envidia podría ser uno de los motores del odio, pero no necesariamente el único.

Pero la contradicción no está dada exclusivamente por las personas en la base de la pirámide que deben “sobrevivir” haciendo malabares para mantener a una familia entera y llegar a fin de mes con salarios menores a las 800 dólares mensuales: nuestro país está lleno de nuevos ricos que no dirían lo que ganan ni aunque los obligasen a pasar una temporada en Guantánamo pero sin embargo se pasean en coches importados y visten Rolex y demás bienes de lujo a más no poder, como queriendo gritar a los 4 vientos lo bien que les está yendo y lo “inteligentes” que son por haber ganado tanto dinero.

Pienso que todas estas asimetrías y contradicciones podrían evitarse si existiese un consenso en donde todos pudiésemos hablar tranquilamente de nuestros ingresos y a la vez saber cuanto gana el otro, de manera tal de romper con los tabúes y dejar los resentimientos de lado.

Pero pareciera que, por ahora, este escenario se encuentra bastante lejano, ya que requeriría un cambio de conciencia importante a nivel social que muchos parecen no estar dispuestos a realizar.

Hasta que esto no suceda, me temo que la pregunta que ilustra el titulo de este post seguirá siendo contestada con evasivas y miradas incómodas.

Y Gregorio correrá el riesgo de terminar en la hoguera por buscar ayuda con sus problemas de ahorro y administración de sus ingresos.

Suscríbase a la lista de correo:


 

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. 

Pre venta cursos Octubre -30% off (hasta el 25 de Septiembre) ¡aún está a tiempo!. Descuento activo -30% off. Anótese ahora! Últimos días. Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

¿No sabe que curso es el indicado para usted? Se lo decimos nosotros en este test gratuito: click aquí.

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

12 comentarios

  • Sergio

    Hola Nicolás ví tu nota en La Nación y comparto tu opinión, lamentablemente estamos en un país muy dividido económico, social y culturalmente. Es un tema bastante profundo que de hecho nos perjudica hace años como nación. Yo tengo ingresos similares al de Gregorio y me pasan situaciones similares, aún invirtiendo y desglosando inteligentemente. Aunque Sí puedo ahorrar, pero creo que en lo que uno debe pensar es lograr que la variable ingreso fijo, pueda ser incrementada con otros ingresos por inversiones ú otros activos. La diferencia es que no me quejo, y creo que si uno quiere una mejor posición económica, debe buscar, pensar, analizar y actuar con todos los riesgos que esto implica. Pero claro!, para algunos éste planteo ya es una barbaridad y provoca cuestionamientos de todo tipo.

  • Manuel

    Nicolás: Si antes te admiraba, ahora deberé enaltecerte y postrarme a tus pies. Tus afirmaciones sobre quienes ganan bastante o tienen dinero y el resto de la gente son dignas de un estudio sociológico de excelencia. Los populismos supieron aprovechar a su favor esa indignación que tiene la mayoría de la gente con aquel que parece tener más que uno.Actualmente vivimos uno de esos momentos de odio y envidia y del tronar del escarmiento. En el fondo es envidia lisa y llana. No se mira el esfuerzo del otro, solo se mira lo que tiene. Si el gobierno decidiera quedarse con los dólares de cuentas bancarias una gran masa de gente aplaudiría dicha medida y estaría contenta. Ah, no lei la nota con la inquietud de Gregorio, pero he de leerla.

  • Rocio

    ¿Por qué la gente se vuelve tan rara cuando se habla del tema de los ingresos de cada uno?
    En parte creo que en la Argentina la rápida “movilidad social” ascendente (mejora en la situación económica) provoca estos cuestionamientos. Uno espera que en la mayoría de los casos esta movilidad social “ascendente” sea generada gracias a una “educación igualitaria” como factor dominante. Pero NO!, a veces existen otras cuestiones (corrupción y negocios turbios – no factor suerte) que nos confirman que “rara vez” se puede crecer tan rápido. Pero OJO! que la Argentina así como puede ser “tierra de oportunidades” también puede serlo “de tropiezos” y terminamos perdiendo ese “estatus económico” con el que tanto soñamos….
    Finalmente por el solo hecho de “ser argentinos” terminamos siendo resentidos por lo que tiene el otro, por lo que no tenemos o por lo que perdimos….(no hay nada que nos venga bien!)

  • Alfredo Martín

    Es verdad, el tema de deschavar cuánto gana uno es un tema tabú, ahora, el descubrir cuánto gana cada uno ¿sirve para que haya una equiparación de sueldos para arriba o para abajo? En mi opinión va a ser para abajo y se van a juntar una serie de reproches para aquellos que ganan bien, por eso Gregorio callate la boca…. Porque los argentinos somos envidiosos y nunca ganamos lo que nos merecemos.

  • En un país bien gobernado
    debe inspirar vergüenza
    la pobreza.
    En un país mal gobernado
    debe inspirar vergüenza la riqueza.
    Confucio 551-479 AC.

  • Mariano

    Y nadie dice cuanto gana?
    En mi caso, jefe de operaciones, rubro fast food, 20 años experiencia, $ 16.000 en mano

  • gus68

    Acá la política ha diseñado un eficiente sistema en donde ellos ganan fortunas, más los fondos reservados y demás de que disponen, más lo que se roban (al menos muchos no pueden justificar sus suculentas declaraciones juradas), y sin embargo el pueblo lo ve como un chiste, o apenas se preocupa por eso y encima los vota con gusto y admiración. Mientras tanto, lograron hacer bajar los odios al pueblo mismo, en donde todos están pendientes de lo que tiene el de al lado y cuanto gana y demás, y las envidias nos llevan a desangrarnos financieramente con tal de “aparentar” que somos ricos. Somos un poco capitalistas, pero también un poco comunistas, es decir, que en definitiva no sabemos lo que somos (Crisis de identidad)… podemos amar a los que nos hacen tener “relaciones carnales con Washington”, y después volverlos a amar a esos mismos cuando nos “quieren contar” que el Muro de Berlín todavía está en pie. Tampoco nos gusta demasiado trabajar, así que estamos viendo en que subsidio nos podemos anotar, o a quien le podemos hacer juicio para quedarnos con sus pertenencias. Mi viejo siempre decía que la ventaja de Alemania y Japón, era que habiéndose enfermado de fascismo, habían sido destruidos por completo y así pudieron resurgir y hacerse potencias de primer orden. Acá (amén de que somos especialistas en “descubrir” los sistemas una vez que han fracasado en otra parte del mundo y traerlos como gran novedad para acá) seguimos queriendo reinventar “aquellas prácticas” permanentemente, ya sea que lo llamemos “Revolución Productiva”, o “El Modelo”, o los “Espejitos de Colores”. Por ahí logremos que algún día funcionen.

  • Excelente post. Lo comparto completamente. La cultura de este pais condena al que la va bien y halaga al que gana poco porque se piensa que es honesto.

    Fefu, que buen comentario!

  • Cesar

    Estimado Nicolás:

    Excelente tu artículo.

    Me permitiría ampliar este párrafo : ” …Por ejemplo: pareciera haber una noción en el inconciente colectivo de que las personas que hicieron dinero en la Argentina deben necesariamente haber explotado o estafado a otra(s) personas…”
    Le agregaría: “..las personas que hicieron dinero en la Argentina deben necesariamente haber explotado o estafado a otra(s) personas, o ser dirigentes sindicales de corporaciones gremiales cuasi-mafiosas, o ser funcionarios gubernamentales de puestos claves o ser empleados públicos en organismos con privilegios vergonzosos presentados como “conquistas gremiales”..”

    Al respecto, hay empleados de ciertas reparticiones públicas como Legislatura, Tribunales, empresas de servicios, etc., con sueldos de $ 10.000 o mas, con muy bajas responsabilidades, regímenes de licencias muy generosos, siete horas de trabajo diarias y muchas prebendas mas. Conozco a muchos de ellos con casas de fin de semana, ahorrando y viajando al exterior. ¿A quien explotan?. ¿Al resto de la sociedad que debe mantener estas “conquistas sociales?.

    Moyano, ¿cuánto ganas por mes?.
    Jaime, ¿cuánto ganas por mes?.
    Sr. empleado público que vacaciona en el exterior, ¿cuánto ganas por mes?.

    Muchas gracias.

  • nurtizberea

    El problema es la intolerancia, y se encuentra en ambos lado de la escala social.
    Desde mi punto de vista, es entendible que un tipo que gana $3000 y haga malabares para mantener a su familia se sienta mal si alguien que gana $6900 dice que no le alcanza. Independientemente de donde trabaje el ultimo. La ineficiencia del aparato burocrático es igual acá que en china pero la explotación que se da en algunas partes del sector privado es evidente. Lamentablemente pudo dar varios ejemplos que se dan o se dieron en mi circulo intimo.
    Igualmente existen demasiados matices para tomar en cuenta.
    Por otra parte, si aun no la vieron les recomiendo Margin Call

  • Hola Nico, excelente entrada y muy bien tratado el “caso” en la nota de LN, pero lo que me para los pelos de punta es la forma tan agresiva de muchos de los comentaristas, los insultos -tanto para Gregorio como para vos- por el simple hecho de que no solo no entienden que alguien gane ese sueldo (si a a ver vamos son menos de 2 mil dólares) y que las alternativas de inversión para alguien que no conoce mucho sobre el tema, son nulas y que ahora estamos todos en una de gastar hasta lo que no tenemos, por cuenta de salvarnos de la inflación, lo que demuestra es que es mucho el resentimiento que anida en la sociedad argentina de estos días, que el tema de los ingresos personales de cada quien es un tabú y hablar sobre el tema se recibe como un insulto y lo que peor la ignorancia de muchos de los comentaristas de LN explica porque estamos como estamos, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *