Europa, Argentina y el terror al cambio.

terror al cambio

A continuacion la nota que me publicó hace algunos días el prestigioso blog español Euribor acerca de la crisis Europea y las similitudes con la Argentina del 2001.

Las crisis financieras suelen generar reacciones de todo tipo, la mayoría puramente emocionales. El miedo a perder ingresos, ahorros, status y posición social desembocan en nerviosismo, ansiedad, depresión y pesimismo con respecto al futuro inmediato. Y la sumatoria agregada a nivel social de cada una de estas emociones individuales puede fácilmente desembocar en estallidos y revueltas populares de resultados catastróficos, como la ocurrida en la Argentina en 2001.

Pero los líderes Europeos con poder de mando parecen no otorgarle probabilidad de ocurrencia al escenario planteado y, de manera cada vez más peligrosa, continúan empujando a la Eurozona directamente hacia el abismo.

La designación de Lucas Papademos en Grecia y de Mario Monti en Italia no hacen más que abonar la tesis que vengo sosteniendo en mi notas anteriores acerca de la guerra establecida entre la banca y el pueblo, al continuar cediendo espacio Angela Merkel y Nicolas Sarkozy  ante del poder de lobby de los intereses financieros.

La designación de un banquero para solucionar el problema de Grecia es como querer apagar un incendio con gasolina, al igual  que el poner al frente de Italia a un economista conservador de derecha.

Creer que lo que se necesita ahora es una dosis de conservadurismo es un grave error de diagnostico, ya que justamente lo que hace falta es lo contrario: nuevas ideas, audacia, nuevos caminos, nuevos paradigmas.

La experiencia Argentina

Antes de hablar de lo ocurrido en nuestro país y las increíbles similitudes con la situación Griega voy a expresar mi falta de intención política con respecto a esta nota. Tampoco me parece importante profundizar en estadísticas y detalles que solamente serian como el árbol que tapa el bosque.

Simplemente voy a narrar una simplificación teñida seguramente de mi percepción personal y la forma en la cuál he vivido los acontecimientos que en nuestro país se sucedieron, con el objetivo de rescatar enseñanzas y aprendizajes que sumen valor a la situación de incertidumbre que invade el continente europeo en estos momentos, salvando las obvias distancias de estar comparando la suerte de un país subdesarrollado con el de un bloque en donde conviven algunas de las mayores potencias económicas del planeta.

Durante gran parte de los ’90, Argentina vivió un periodo de crecimiento económico y estabilidad sustentado en gran parte en políticas neoliberales que la llevaron a convertirse en el alumno aplicado del FMI.

Privatizaciones de empresas públicas, apertura de la economía, flexibilidad laboral y apreciación de la moneda se convirtieron en los pilares de un modelo que parecía traer calma y previsibilidad, además de una suma importante de inversiones extranjeras.

Esto ocurría en la superficie, pero en las profundidades la industria nacional era aniquilada, el desempleo naturalmente crecía a pasos agigantados y el Estado cedía su protagonismo a banqueros y ministros de economía, quienes guiados por la codicia y las ansias de poder ignoraban el mensaje de descontento que emanaba de los ciudadanos.

Al asumir Fernando De la Rua, ya a fines de aquella década, se empecina en atar su suerte a la del modelo sin importar las consecuencias. El nombramiento de Domingo Cavallo como ministro de Economía me recuerda las nuevas designaciones en Grecia e Italia por la alta dosis de incongruencia..

Las consecuencias son conocidas por todos: el pueblo (ahora bien podrían ser llamados los indignados) se reveló en las calles harto ya del temor y conservadurismo de sus representantes: primero, decenas de muertes, vacío de poder, default de la deuda. Luego, el tan esperado cambio.

En que consistió ese cambio que produjo una década ya de crecimiento a tasas chinas y la caída del desempleo y la pobreza a niveles record?

A mi juicio, los resultados llegaron por el simple hecho de concentrar las medidas políticas y económicas en la recuperación del mercado interno, desoyendo las advertencias de la banca privada extranjera y de los organismos multilaterales como el FMI o el Banco Mundial, que desde ese entonces vienen presagiando una crisis terminal todos los fines de año, crisis que, por supuesto, nunca se materializan.

Los subsidios a los sectores que se encontraban en la base de la pirámide fueron otorgados de manera inmediata y permanente.

La salida de la convertibilidad abrió la posibilidad de retornar a la utilización de las políticas monetarias expansivas. El Estado recuperó de a poco el protagonismo y su rol de regulador, limitando las importaciones (protegiendo de esta manera la industria nacional)  y otorgándole poder a los gremios en la puja por la distribución del ingreso.

Finalmente, se relajaron los miedos inflacionarios, lo cuál aceleró por su parte el consumo a pesar de quitar previsibilidad a la economía.

Durante ese proceso de transformación el país se desendeudó con el FMI y triplicó sus reservas de dólares, favorecido por el “viento de cola” que significó la suba en los precios de los comodities.

Y, repito, el pilar para que todo esto suceda no fue ni más ni menos que el mercado interno.

Terror al cambio.

Recuerdo los comentarios de prestigiosos analistas y economistas meses antes de aquél Diciembre de 2001, cuando todo explotó en la Argentina: “abandonar la convertibilidad es como encerrarse y tirar la llave por la ventana. Si la Argentina toma ese camino -decian- lo que viene es el abismo.

Es hasta gracioso hoy en día  oír decir lo mismo a los analistas europeos consultados sobre el abandono del Euro como moneda común.

Los conservadores, temerosos como siempre, defenderán con uñas y dientes su “modelo” de empobrecimiento gradual de la población.

Pero, más temprano que tarde se llegará a una situación en la cuál el pueblo se manifestará sincronizada y espontáneamente en todas las capitales europeas.

Pero a desesperarse: siempre el momento más oscuro de la noche ocurre justo antes de amanecer.

Suscríbase a la lista de correo:


 

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. 

Pre venta cursos Octubre -30% off (hasta el 25 de Septiembre) ¡aún está a tiempo!. Descuento activo -30% off. Anótese ahora! Últimos días. Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

¿No sabe que curso es el indicado para usted? Se lo decimos nosotros en este test gratuito: click aquí.

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

9 comentarios

  • Alfredo I. M.

    Muy honesto. Me gustó lo que escribiste. Además marcás una diferencia grande con gran parte de los analistas.

  • Alfredo Martín

    Excelente resumen Nicolás, como siempre nos tenes acostumbrados.
    Después de nuestra experiencia, a nosotros nos parece mentira que no se den cuenta,es como ver a un colectivo lleno que se dirige por una autopista a toda velocidad a un accidente seguro porque a 20 kms de distancia está derrumbada, se le avisa pero el responsable no hace más que apretar el acelerador porque para él es imposible que eso suceda.

  • gus68

    No estoy tan de acuerdo en el sentido de que nuestra solución a la crisis de 2001 no fue en realidad tal, sino más bien otra quimera que hoy ya empieza también a estallar. Creo que las políticas que hubieran sido sanas para la Argentina después de aquello, sino después de cada una de las tantas crisis vividas a lo largo del siglo XX y así se habría evitado la siguiente, habrían sido aquellas de invitarnos al esfuerzo, al aprendizaje y la postergación. Lejos de eso, ubicándonos en este caso en la última crisis recordada, después de tamaña “catástrofe”, de tal apocalipsis, en un par de años estábamos todos cambiando auto y comprando el último celu. O la crisis no fue tal, o tal vez nos aprovechamos de la inmensa capacidad de riqueza de este país para empezar a despilfarrar en cuanto pudimos; el post del otro día de las tarjetas de crédito es elocuente en ese sentido, ya que vivimos para disfrutar, pero muy poco para trabajar y construir a futuro. El viento mundial nos llevó para adelante todos estos años, pero ahora que mermó nos empieza a enfrentar con la realidad de que no tenemos nada realmente sólido; una economía fuerte habría sido el resultado de un esfuerzo especial y una postergación del lujo, aprovechando ese viento para hacernos fuertes desde abajo… habernos desarrollado, no solo haber crecido. Hoy creo que estamos igual que Europa, sino peor, ya que Europa tiene una infraestructura que nosotros ni soñamos, además de una crisis. Nosotros ya empezamos a sentir el sabor de otra crisis, y además seguimos sin infraestructura a todo nivel.

  • Pablo M

    Muy buena nota Nicolás, pero no me queda claro cuales son tus recomendaciones que Europa debería hacer.
    ¿Defaultear, devaluar el euro, generar inflación para generar consumo?

    Realmente me gustaría conocer tus recomendaciones, me parece muy valioso lo que escribís.

    Y también me gustaría saber que debería hacer el inversor ante uno u otro escenario.

    • admin

      Hola Pablo, gracias por tus comentarios. Mi opinión es que la eurozona debería ir hacia un esquema en donde el Euro ya no sea más la moneda común y que cada país puede realizar políticas monetarias y sobre todo fiscales, que es lo que se necesita para salir de la crisis. Los ajustes solo traerán más recesión y conflictos sociales. Saludos.

  • Alfredo Martín

    Gus68 la vez pasada estuve de acuerdo con tu comentario, hoy me alejo porque es lógico que cuando haya otra crisis se diga “yo lo avisé, lo vengo diciendo”…, es esperable que esto suceda pero ha pasado una década ya desde el 2001, y si como dicen algunos “tuvimos viento de cola” ahora tenemos viento de enfrente y sin embargo estamos mucho mejor que en el 2001 diez años después, obviamente tenemos que ser prolijos y no despilfarrar lo que se viene logrando, lo que se discute en el mundo es la vieja historia de aplicación de las leyes keynesianas o dejar actuar el libre mercado con la oferta y la demanda, (un mercado manejado por capitales apátridas) acá nos dio resultado la intervención del estado en la economía, en Europa ahora persisten en continuar con las medidas libre mercado, de achique de la economía, aumento de impuestos y recortes de puestos de trabajo. Esto no significa que indefinidamente debemos aplicar las mismas medidas, pero es obvio que a Europa por la moneda alta que tiene los costos le son altos y no es competitiva, sin embargo ponen a banqueros como presidentes o primer ministros para seguir poniéndolos en caja con medidas de postergación.
    Hasta cuándo vamos a seguir con miradas agoreras sobre nuestra realidad ¿por qué no lo podemos hacer de una manera más esperanzadora?

  • gus68

    Alfredo, este tipo de administraciones, son hábiles para administrar tiempos de bonanza, y en esas condiciones pueden crear mucho poder e incrementar sus patrimonios personales. En tiempos de crisis se les termina el juego, no saben que hacer; así ha sucedido a lo largo de la historia. Por eso sinceramente no veo cómo los argentinos podríamos salir airosos de esto.

  • Alejandro

    1) ningun pais de europa va a salir del euro. 2) nicolas, las politicas fiscales se estan haciendo, las monetarias tambien en el marco del Bce. Que cada pais tenga su propia es totalmente inviable , y solo a alguien que no vive en europa se le puede ocurrir. 3) vamos a jugar al caso hipotetico: la inflacion se dispararia y con eso los niveles de pobreza, lo que paso en argentina que 12 años despues seguimos pagando las consecuencias de abandonar la convertibilidad. El caso argentino era mas complicado, porque no tenia prestamista de ultima instancia y el euro si. Incluida grecia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *