Inflación sin control: 6 tácticas clave para proteger el sueldo en la vida cotidiana

 

Entrevista a Nicolás Litvinoff para el Diario Clarín

La inflación general avanzó 6,7% en un mes y acumuló 16,1% en tres meses. En alimentos y bebidas, las subas fueron aun más graves: promediaron 7,2% en 30 días y 20,9%en los últimos 90. Hubo incluso productos básicos que sólo de febrero a marzo se encarecieron hasta un 25%.

A este ritmo frenético, la pérdida de poder compra de los ingresos se vuelve dramáticamente evidente, y ya no en períodos largos sino semana a semana. En cada visita al supermercado.

Según surge de los datos oficiales, si con $ 1.000 era posible comprar 5,2 bolsas de pan de mesa, apenas 30 días después el mismo monto sólo alcanzaba para 4,2 paquetes: la inflación “se comió” uno entero.

Del mismo modo, en sólo cuatro semanas y media, un billete de $ 1.000 pasó de comprar 60 huevos a no más de 49; de 982 gramos de café únicamente 824; y de 4,1 kilos de pollo entero a 3,6, por mencionar sólo algunos casos.

Clarín consultó con distintos expertos qué pueden hacer hoy los consumidores para aliviar, al menos en parte, el impacto del pico inflacionario sobre los sueldos. Sus consejos se resumen en las 6 tácticasque a partir de aquí se desarrollan.

1. Gastar ya: volver a la compra del mes

“Los precios están cambiando todos los días. Con lo cual, el que va comprando y reponiendo de a poco pierde. Para quien tenga la posibilidad, hoy lo ideal es gastar el dinero rápido, apenas se lo cobra, haciendo una compra grande para todo el mes“, indicó Sandra González, presidenta de la asociación de consumidores Adecua.

De esta manera, y considerando que la inflación seguiría muy alta, la gente logra “congelar” el valor de productos que probablemente serán remarcados días después.

“Para asalariados y cuentapropistas, en épocas de alta inflación adelantar consumos corrientes siempre es lo mejor. Los del mes y también, si fuera posible, para seis meses o un año”, aportó Nicolás Litvinoff, experto en finanzas personales y director de la firma de educación financiera online Estudinero.org.

“No se trata sólo de comprar tres bolsas de café en vez de una. Para que esta inversión sirva, hay que planificarla bien”, aclaró el economista. Sus consejos para el stockeo son:

  • Destinar un espacio del hogar al almacenamiento de la mercadería: cuanto más amplio, mejor.
  • Hacer cuidadosamente una listacon los alimentos no perecederos y productos de limpieza e higiene personal que seguro se usarán y que podrían conservarse por bastante tiempo.
  • Comprarlos en los mayoristas, donde pueden costar -afirma Litvinoff- al menos 30% más baratos que en los negocios de barrio.

Yerba, fideos, cereales, aceites, conservas, detergente, shampoo, pañales, jabón para la ropa y jabón de tocador están entre los productos que más conviene comprar al por mayor.

Según el economista Ariel Baños, autor de libros como Los secretos de los precios y 50 lecciones de precios de la vida real, para hacer un “stockeo inteligente” también es clave estimar cuánto se consume por mes de cada producto y revisar que las fechas de vencimiento vayan en sintonía. “Un stock excesivo tampoco sería recomendable, ya que nos resta dinero disponible para otros usos”, advirtió.

2. Refugiar la plata en cuentas remuneradas

Aunque se intente hacer todos los gastos grandes del mes apenas se cobra, será inevitable reservar parte del sueldo para consumir en las semanas siguientes. Y eso hoy plantea un problema: tener la plata 10 o 20 días en un cajón o en la cuenta bancaria hasta usarlaimplicará que se deprecie.

¿Cómo evitarlo? “Al dinero que se irá gastando de a poco -propuso Litvinoff- lo mejor es transferirlo rápidamente a alguna de las billeteras virtuales que pagan intereses día a día y que lo mantienen disponible para ir gastándolo con una tarjeta cada vez que se lo necesita.”

Quienes tienen activada estas microinversiones en la app de Mercado Pago, por ejemplo, vienen recibiendo ganancias a tasas del 31,3% anual; y en Ualá, del 31,46%. “Si bien están por debajo de la inflación, al menos amortiguan el impacto de la pérdida de poder adquisitivo durante el mes”, consideró el experto.

Por otra parte, también se pueden usar las alcancías UVA, unas cuentas bancarias especiales que actualizan lo depositado día a día según el índice de inflación, “blindando” el poder adquisitivo.

3. Antes de comprar, “caminar”

Cuando la inflación se acelera tanto, lo que también aumenta es la dispersión de precios: un mismo producto puede hallarse a valores ultra diferentes en distintos locales, incluso de la misma cuadra. Por eso, hoy más que nunca, sugieren a la gente “caminar” y rastrear ofertas para ahorrar.

A fin de marzo Clarín relevó que por una misma botella de gaseosa de 1,75 litro alguien podía pagar $ 164, $ 184, $ 194 o $ 251 en distintas cadenas de supermercados y de farmacias; hasta $ 295 en minimercados; y en kioscos incluso $ 340. ¿Cuánto vale entonces realmente? Imposible determinarlo.

“Los fuertes aumentos llegan a unos comercios más rápido que a otros, y con distinta intensidad, entonces quien compara precios puede ir aprovechando eso. Hoy, antes de comprar cualquier cosa lo ideal sería tener al menos dos o tres presupuestos”, explicó Litvinoff.

Lo bueno es que actualmente, con herramientas online, la “caminata” comparativa se puede hacer en segundos desde cualquier computadora o celular. Algunas para aprovechar son:

-Precios Claros. Esta web oficial permite conocer y comparar los valores del día de miles de productos de primera necesidad en las grandes cadenas de supermercados, sucursal por sucursal.

-Ahi-ta. Para quienes usan los súper online, es un robot que analiza el “carrito” en tiempo real, chequea en la tienda si no hay alternativas más convenientes a las elegidas y sugiere cambios capaces de bajar la cuenta hasta un 40%.

-Precios en Surtidor. La app muestra los precios actualizados de los combustibles en cada estación de servicio cercana, para saber de un vistazo dónde se puede cargar más barato.

-Multicomparadores. Muy útiles al comprar electrodomésticos, tecnología y productos para el hogar, muestran los precios actuales de un mismo producto en múltiples tiendas online, permitiendo ver dónde cuesta menos y detectar falsas ofertas.

4. Conocer y buscar precios acordados

Otra estrategia recomendada es hacer una búsqueda meticulosa en las góndolas de los productos más convenientes del plan Precios Cuidados, ya que han tenido aumentos muy por debajo del nivel general de inflación.

Según Baños, que está al frente de la consultora Fijaciondeprecios.com, encontrar estos productos puede ser difícil: “Requiere más trabajo y leer con detenimiento carteles y etiquetas, pero vale la pena si la prioridad es ahorrar”.

Según lo acordado para el AMBA, por ejemplo, los grandes supermercados deberían actualmente ofrecer leches en sachet de $ 66,66 y larga vida de $ 84,80, aceite de girasol por 900 ml a $ 140,14 y paquetes de fideos desde $ 62,54. Todos valores muy inferiores a los de mercado.

Según González, de Adecua, en general los Precios Cuidados convienen, pero hoy cuesta mucho hallarlos en góndola y los comercios limitan la cantidad de unidades que se puede llevar. “Yendo a comprar bien temprano a la mañana se ven, pero luego es más difícil porque se agotan rápido y falta reposición”, explicó.

La lista completa de Precios Cuidados para las grandes cadenas y la nueva de 60 productos para autoservicios y almacenes se puede consultar aquí.

5. Al súper, siempre con promoción

El mismo “changuito” que normalmente cuesta $ 10.000puede llevarse por $ 8.500 $ 7.000si el consumidor hace el esfuerzo de ir a comprar justo el día en el que alguna de sus tarjetas y apps le ofrece un buen descuento.

Según relevó Claríneste meslos bancos, billeteras virtuales y programas de beneficios están ofreciendo oportunidades de pagar 15% a 40% menos en las compras de alimentos, bebidas y otros productos de primera necesidad.

Las promociones vigentes, banco por banco, se pueden consultar en esta nota con sus días de vigencia, cadenas participantes, topes de reintegro y otros datos clave.

6. Usar las apps de “cashback”

Otra fuente de alivio que cada vez más gente aprovecha son los sistemas de “cashback” que funcionan mediante aplicaciones para celular y que devuelven hasta un 60% de lo gastado en ciertos productos del supermercado.

Una vez comprados, hay que sacarle una foto al ticket de compra. Y a los pocos días una parte de su costo se reintegra en efectivo o por transferencia bancaria. En esta nota, las tres apps de cashback que se pueden descargar y cómo aprovecharlas al máximo.

MDG


¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero! ¡Reserve su vacante!
Descuento pre venta Junio 2022: -30% off*
*Válido hasta el 30 de mayo del 2022 o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Comienzan el 6 de junio ¡Anótese ahora y reserve su vacante!
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:


Finanzas PersonalesbolsaWarren BuffettBitcoin y Criptoactivos


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.org

“Le enseñamos a generar sus propios VAIs (Vehículos Automatizados de Ingresos).”