Social Network

facebook

El domingo pasado fui a ver Red Social (The Social Network), la película sobre Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, sin demasiadas expectativas. Este tipo de films, sobre hechos reales, no suelen ser los mejores sino más bien extremadamente comerciales, y al no ser una película que trate sobre temas de finanzas como Money Never Sleeps pensaba que se me iban a hacer un poco largas las dos horas que duraba.

Es muy lindo equivocarse a veces, sobre todo con estas cosas.

Cuando terminó la película salí de la sala más que contento, pensando que hace poco tiempo había visto Wall Street 2 y ahora esto…el año cinematográfico ya está salvado.

Más abajo copio dos críticas del site cines argentinos, que suelo consultar siempre antes de ir a ver una película, y tiene comentarios muy buenos que sirven para darse cuenta de “como viene la mano”.

Pero les dejo algunas observaciones personales desde el punto de vista “financiero” de partes o temas interesantes:

_Como Eduardo Saverin, el co-creador de Facebook (interpretado por Andrew Garfield) no pudo conseguir inversores en New York para los comienzos de Facebook, toda gente que ahora se debe estar queriendo matar por haber dejado pasar la posibilidad de invertir en uno de los  monstruos informáticos más grande del mundo desde sus comienzos.

_El tema societario y las maniobras que hacen entre los socios para dejar al otro afuera, diluyendo el capital accionario vía la emisión de nuevos títulos.

_El crecimiento de una start up desde sus comienzos y el tema de la propiedad intelectual de una idea y de la tecnología que requiere el implementarla.

_La parte en la que Sean Parker (Justin Timberlake) cuenta sobre como el fundador de Victoria`s Secret vendió su empresa al poco tiempo de haberla fundado en 4 millones de dólares para luego suicidarse cuando pasó a valor más de 200 millones. En este tema se puede trazar un paralelo con el Trading de acciones, en el sentido de la sensación que le produce a un inversor vender acciones que luego multiplican varias veces su valor. Pero recordemos, no es lo mismo perder que dejar de ganar.

_El tema central de la codicia, para hacer un paralelo a Money Never Sleep, y como la misma no solo puede producir descalabros financieros sino también atentar contra las relaciones humanas con amigos y familia.

_En general la historia de como dos amigos convirtieron una inversión inicial de 17.000 dólares en una empresa que hoy vale 25.000 millones.

A continuación, la crítica de los que saben:

Crítica de Chandler

Es habitual hacer películas o telefilms en los Estados Unidos, sobre casos policiales o personajes públicos. Desde un OJ Simpson hasta John Bobbit.

En la Argentina esas ganas de contar historias medianamente conocidas queda limitada a algún millonario con Majul o libros a favor o en contra de políticos en periodos eleccionarios.

Y en todos lo casos son de visión rápida o lectura de verano.

David Fincher llevó esta clase de películas a unos cuentos niveles superiores. Lo que logró con su Red social es sorprendente, porque en mi caso logró la misma atención durante toda la película, como si estuviera viendo la mejor película de suspenso. Y cuando la terminó, me di cuenta que podría haber seguido mucho tiempo más contando cosas, que hubiera seguido con la misma atención.

El entramado para contar en 2 o 3 tiempos la historia en simultáneo, y la velocidad y claridad con la que representa todo, es lo mejor de toda la película.

El elenco elegido es brillante, y se luce el trío principal, el Nerd eterno, el nuevo Spiderman, y permítanme disentir con mi amigo Zapata, el gran artista Justin Timberlake, que te puede gustar o no lo que hace, pero es un creador, y cada vez que se metió en el cine demostró que también nació para esto.

Destacable fotografía y lujuria visual, con su máximo exponente en la carrera de remo. Detalles de un Fincher exquisito.

Red social es un ejemplo de como contar una historia “de la tele”, y la película puede ser del agrado a un público mayor que el de los que nos interesamos en ciertos personajes o en conocer como se construyeron las grandes empresas de los últimos años.

De lo mejor del año y otro punto alto en la filmografía de un gran director.

Crítica de Hugo Zapata

Después de ver la nueva película de David Fincher uno comprende por qué el creador de Facebook, Mark Zuckerberg donó 100 millones de dólares hace unas semanas al sistema educativo de New Jersey y no paró de desfilar por todos los programas de televisión en Estados Unidos tratando de limpiar un poco su imagen.

Debe ser fuerte que se haga un film sobre vos y que te retraten de la manera en que lo hizo el director.

Red Social no se refiere tanto al boom de Facebook y al fenómeno de las redes sociales, sino a lo que ocurrió con las personas que concibieron este proyecto.

Lo interesante de este estreno es que con una maestría de narración absoluta Fincher hizo atrapante y dinámica una historia que en manos de otros cineastas tal vez hubiera resultado un bodrio.

No hay mucha emoción que digamos en contar la historia de una página web, sobre todo cuando tampoco se trata  la repercusión social que tuvo en el mundo y acá le encontraron la vuelta.

Era una película difícil porque el guión no presenta un solo personaje con el que el público pueda empatizar,  ya que todo el conflicto se desarrolla entre garcas narcisistas, donde uno es peor que el otro.

El único que zafa dentro de todo y queda mejor parado es Eduardo Saverin, el co-creador de Facebook (interpretado por Andrew Garfield), que lo bancó a Zuckerberg desde el inicio y después lo terminaron acostando de una manera sucia.

El retrato que hace Fincher de Zuckerberg es sorpresivamente duro donde lo presenta como un ser arrogante, frío y calculador que traiciona a los pocos amigos que tenía y apenas puede mantener una relación social decente.

Su proyecto no nació, de acuerdo al film, con el objetivo de revolucionar las comunicaciones y conectar al mundo, sino por un patético intento desesperado de un estudiante de ser aceptado entre la elite de Harvard.

Lo mismo ocurre con el personaje de Sean Parker (Justin Timberlake), creador de Napster, que es presentado como el Gordon Gekko de internet, que además es un drogadicto paranoico al que nadie en su sano juicio le compraría un auto usado.

La verdad que Fincher y el guionista Aaron Sorkin les salieron con los tapones de punta a los jóvenes empresarios.

La película apunta a expresar básicamente que sin integridad y amigos de verdad, no los contactos sociales que en Facebook se definen como amigos, los billones de dólares al final te los metés en el traste.

Hay cosas que en la vida sencillamente que no se pueden comprar. En ese aspecto, la última escena es genial  y no deja de ser una historia triste para el personaje principal.

Es como que la película los bajó a estos tipos de ese pedestal virtual al que muchos periodistas, especialmente los especialistas en internet y tecnología, intentaron ubicarlos en los últimos años simplemente porque se hicieron millonarios.

Lo cierto es que Justin Timberlake vuelve a demostrar que es mejor actor que cantante con una gran interpretación, junto con Andrew Garfield, quien también tiene muy buenos momentos. Ellos dos son los que más se destacan en el reparto.

Por otra parte Jesse Eisenberg, el protagonista, una vez más vuelve a trabajar con el único personaje que sabe hacer en el cine.

Prácticamente no hay muchas diferencias entre sus labores anteriores y el nerd exitoso al que le da vida en Red Social. Es el mismo personaje de siempre pero desarrollado en un contexto diferente. En su último trabajo (Zombieland) combatía con zombies y ahora es un estudiante universitario.

En fin, otro gran trabajo de David Fincher que presenta un film interesante y entretenido sobre estos billonarios accidentales del siglo 21 obsesionados por el estatus social que tienden a creerse estrellas de rock.

Suscríbase a la lista de correo:


 

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero!. 

Pre-venta exclusiva Septiembre, comienzo lunes 4. Descuento vigente -30% off. Anótese ya mismo y comience a ahorrar dinero. ¡Últimos días!. Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

¿No sabe que curso es el indicado para usted? Se lo decimos nosotros en este test gratuito: click aquí.

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *