Dólar e inflación: el matrimonio perfecto.

Muchos se preguntan cuál fue la razón por la cuál el gobierno implementó el control de cambios sobre la divisa norteamericana, provocando una disparada en el dólar paralelo (el viernes llegó a cotizarse por encima de los 5,15 pesos y en Uruguay se vende en valores cercanos a los 5,80).

Algunos incluso afirman que lo que hizo el gobierno es “matar a una hormiga con un misil y ahora está sufriendo las consecuencias de la radioactividad”.

Para otros, es un “manotazo de ahogado y lo que se viene es un nuevo corralito”.

La lectura que yo hago de lo que está pasando es totalmente distinta, y pienso que las afirmaciones antes descriptas no hacen más que subestimar (una vez más) las decisiones económicas del oficialismo.

La Argentina viene creciendo en los últimos 7 años a tasas chinas gracias a políticas orientadas al mercado interno. Ese crecimiento está fuertemente “apalancado” en el consumo, es decir, la condición excluyente para que el modelo se sostenga es que la gente siga consumiendo bienes, alimentos, autos, viajes, etc.…

Como se logra que los individuos consuman? Hay varias formas.

1)  Incremento en la riqueza y nivel social: Es la manera tradicional,  mediante lo que se llama “movilidad social ascendente

2)  Endeudamiento: Facilitando el acceso al crédito para consumo.

3) Inflación: Tiene que ver con la veloz pérdida del valor del dinero en el tiempo mediante el aumento sostenido de los precios (inflación), que hace que las personas consuman por temor a que sus pesos se devalúen.

Para poder hacerlo mediante la primer vía se necesita modificar la redistribución del ingreso, que implica confrontación con los grupos hegemónicos de poder en la Argentina. Si bien el gobierno viene avanzando en esta línea, los cambios son graduales y siempre aparecen nuevas trabas producto del poder de “lobby” de los que quieren mantener el status quo. La velocidad que necesita el oficialismo para que el modelo no decaiga lo obliga a no depender de esta vía para conseguir el éxito.

Si queremos ir por el segundo camino, nos encontramos con que todavía existen trabas para que el gobierno se financie en el mercado de capitales internacionales y a su vez los créditos hipotecarios a nivel local virtualmente no existen. El crédito al consumo en la base de la pirámide mediante la red de electrodomésticos e hipermercados ayuda y mucho, pero siempre tiene un limite.

Por último, el gobierno se encuentra con que lo único que le queda para seguir manteniendo el modelo es que continúen los temores inflacionarios para que la gente gaste.

Ahora bien, en los últimos meses se creó una idea en la población que fue de a poco ganando adeptos, y que consiste en sostener que el monopolio del antídoto contra la inflación dejó de ser exclusividad del consumo al aparecer un rival relegado hace mucho tiempo que ahora buscaba recuperar el tiempo perdido: el dólar.

Se instaló la idea de que si tenés un excedente de capital y ya saciaste tus necesidades de consumo inmediatas, en vez de seguir consumiendo tenés ahora la opción de comprar “verdes” para proteger tu dinero.

El gobierno buscó limitar esto con reglamentaciones menores en la compra del dólar oficial, pero solo logró que las casas de cambios no reguladas (cuevas) crezcan en negocios e ingresos.

Finalmente, optó por atacar el problema a fondo y prohibir directamente la venta de dólar paralelo, para que la gente vuelva a ver en el consumo la única opción para sus ingresos.

Tendrá éxito en su misión? Difícil es saberlo por el corto plazo transcurrido. Lo más prudente es abstraerse de los pronósticos fatalistas y esperar hasta los primeros meses del 2012, en donde tendremos una idea más clara de los resultados.

Si la gente abandona o pospone su intención de comprar dólares ante las barreras que encuentra y vuelve a volcarse al consumo, entonces es probable que el gobierno vaya relajando de a poco las restricciones y la brecha entre el dólar oficial y el paralelo se mantenga en una zona cercana al 10%, y las cosas sigan funcionando.

Caso contrario, el modelo comenzará a crujir y entonces si podremos ver que las cosas empeoren, pero no será, a mi juicio, de un día para el otro.

A pocas semanas del período más “consumista” del año (Navidad y Año Nuevo) es probable que el gobierno obtenga un “alivio” en esta mini crisis de confianza.


¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero! ¡Reserve su vacante!
Descuento pre venta Junio 2022: -30% off*
*Válido hasta el 30 de mayo del 2022 o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Comienzan el 6 de junio ¡Anótese ahora y reserve su vacante!
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:


Finanzas PersonalesbolsaWarren BuffettBitcoin y Criptoactivos


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.org

“Le enseñamos a generar sus propios VAIs (Vehículos Automatizados de Ingresos).”