No uses tu tarjeta sin antes entender esto

 

Especial de Nicolás Litvinoff para el Diario La Nación

Por diferentes motivos, la mayoría de las personas solicita o acepta sin cuestionamientos el envío de tarjetas de crédito. Sucede que, mientras para algunos son la solución al engorroso traslado de dinero físico y permiten el acceso a promociones y descuentos, otros las ven como un salvavidas que les permite llegar a fin de mes, aunque ese salvavidas venga con piedras adentro…

Pensemos lo siguiente: el banco nos envía un plástico para que podamos comprar bienes y servicios sin pensar si tenemos el dinero para afrontar esos gastos. O sea, nunca nos alerta sobre los daños que el mal uso puede causar en nuestras finanzas.

¿A que nos referimos con buen uso o mal uso? Para responder esta pregunta vamos a indagar sobre lo que ocurre cuando “tarjeteamos”. Para ello, describiremos términos y mecanismos que muy pocas personas se preocupan por conocer.

Hay detalles de la letra chica de los contratos que firmamos al aceptar tarjetas de crédito que nadie se detiene a leer ni interpretar, a pesar de que nadie desea sumar problemas financieros.

Comisiones, ciclos de facturación e intereses son conceptos que tal vez vos, lector o lectora, preferiste pasar por alto. Ahora es momento de aprender sobre ellos y poner en práctica los nuevos conocimientos.

Como bonus track, en la columna de hoy encontrarás tips para orientarte y decidir mejor.

Costos derivados del uso de la tarjeta

Más allá de lo que compremos con la tarjeta, existen otros gastos que aparecerán en el resumen mensual relacionados con el uso del plástico. Hablamos de las comisiones y los cargos.

Las comisiones se vinculan con los servicios que prestan las entidades emisoras, como la emisión original o la reimpresión de la tarjeta por robo, mal estado o destrucción, la renovación, el mantenimiento, la administración y el procesamiento de cuenta.

Los cargos representan servicios que prestan terceros y que el banco emisor de la tarjeta nos traslada de manera indirecta. Debemos exigir que sean debidamente detallados para conocer su monto exacto. Es importante saber que no nos deberían cobrar cargos que no hayamos autorizado previamente.

Tip: Por más que aparezcan en la letra chica del contrato que firmamos con el banco cuando nos entrega la tarjeta, estos cargos y comisiones son muchas veces negociables. Basta un llamado al call center de atención al cliente para reducir valores y aliviar un poco el peso sobre nuestros bolsillos.

Por otra parte, es recomendable revisar la página del Banco Central los cuadros comparativos de las distintas entidades y emisores de plásticos para saber adónde migrar el banco donde tenemos cuenta se muestra impermeable a pedidos de descuento en cargos y comisiones.

Ciclos de facturación y vencimientos

La correcta lectura del resumen mensual de la tarjeta es crucial para organizar las compras del período.

Repasemos:

Fecha de vencimiento actual: Se refiere a la fecha límite que tenemos para realizar el pago. En general tiene lugar entre 9 y 11 días después del cierre de facturación.

Tip: Abonando la totalidad del importe en fecha no deberemos pagar intereses ni costos derivados de la refinanciación.

Fecha de facturación actual: Indica la fecha de cierre del ciclo mensual a abonar (último período de facturación). Incluye todos los gastos producidos desde el cierre del ciclo mensual anterior hasta esa fecha.

Fecha de la próxima facturación: Nos informa la fecha de corte del próximo ciclo mensual de facturación y permite, a quien esté atento, una mejor organización de los gastos. Generalmente tiene lugar entre 25 y 35 días corridos después de la fecha de cierre de la facturación actual.  

Tip: Tener en cuenta que todo lo que gastemos entre el cierre de la facturación actual y la fecha de cierre de la próxima facturación es lo que tendremos que pagar el mes próximo.

Fecha de vencimiento próximo: Es la fecha límite que tenemos para pagar el próximo ciclo. Conocerla permite organizar los gastos para contar con el dinero suficiente en el banco a la hora de cumplir nuestro próximo compromiso.

Pago Mínimo: Es el pago que sí o sí debemos efectuar antes de la fecha del vencimiento actual. Caso contrario, el emisor nos bloqueará la tarjeta. El pago mínimo equivale al 4% del total de lo gastado en el período (más deudas de períodos anteriores, si las hubiera). En caso de cancelar el pago mínimo en vez de todo lo gastado en el período, comenzarán a correr intereses altísimos (por encima del 100% anual en la actualidad) que engrosarán la cuenta el próximo vencimiento.

Tip 1: Realizar el pago total de lo gastado como sea. Son muy pocas las personas que, si no lo hacen, luego logran escapar de la espiral de intereses y gastos que se forma cuando se opta por el pago mínimo resumen tras resumen. La gran mayoría termina en el Veraz.

Tip 2: Tengamos en cuenta que, si retiramos dinero en efectivo desde un cajero con la tarjeta de crédito, no existe la opción del 4% sino que debe saldarse el 100% de la extracción.

Intereses derivados del uso de la tarjeta

Son 3 los tipos de intereses que debemos considerar a la hora de comprar con el plástico:

1) Intereses compensatorios o de financiación: Cuando compramos en cuotas estamos solicitando automáticamente un préstamo al banco emisor del plástico. Ahí es cuando comienzan a correr estos intereses. Suelen ser mayores que los que se consiguen por ventanilla para un préstamo personal.

Tip: Por ley, los intereses compensatorios o de financiación pueden tener una tasa hasta 25% superior a la tasa que el banco emisor aplica para los préstamos personales en la misma moneda. Si el banco emisor del plástico está infringiendo esta norma, debemos reportarlo.

2) Intereses punitorios (o moratorios): Se aplican cuando hay un incumplimiento de pago por parte del usuario de la tarjeta. Son más altos que los compensatorios.

Tip: Por ley, pueden superar los intereses compensatorios en hasta un 50%. Es conveniente revisar que no nos estén aplicando intereses punitorios al momento de realizar el pago mínimo de la tarjeta al vencimiento, puesto que, en ese caso, no se considera que hay un incumplimiento. Los intereses punitorios se aplican cuando el pago se realiza por fuera de la fecha de vencimiento estipulada en el resumen de la tarjeta o cuando directamente no se realiza el pago.

3) Interés por adelanto en efectivo: Se aplica cuando utilizamos la tarjeta de crédito para extraer dinero de un cajero automático. Estos intereses corren desde la fecha de extracción hasta la fecha de pago del resumen mensual.

Conclusión

Utilizar tu tarjeta de crédito sin conocer ni comprender los conceptos que detallamos en esta columna equivale a sacar un préstamo sin saber que interés te aplicarán o de qué monto serán las cuotas. Implica, lisa y llanamente, firmar un cheque en blanco con el emisor de la tarjeta para gastar con irresponsabilidad creyendo erróneamente que hacemos negocio ganándole a la inflación.

Por el contrario, desmenuzar estos términos que claramente no son tan difíciles y aplicar los tips puede significar un cambio importante en tu presupuesto mensual de gastos, puesto que te permitirá reducir y/o eliminar costos innecesarios.

Espero que puedas aprovechar esta columna y seguir mejorando tu salud financiera.

¡La seguimos la semana que viene con más consejos de finanzas personales!



¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa de la mano de Nicolás Litvinoff en los cursos online de Estudinero! ¡Reserve su vacante!
Descuento pre venta Julio 2022: -20% off*
*Válido hasta el 4 de julio del 2022 o hasta que se agoten las vacantes asignadas (lo que ocurra primero).

Comienzan el 4 de julio ¡Anótese ahora y reserve su vacante!
Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la inscripción:


Finanzas PersonalesbolsaWarren BuffettBitcoin y Criptoactivos


Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.org

“Le enseñamos a generar sus propios VAIs (Vehículos Automatizados de Ingresos).”