Flujo, stock, patrimonio y tu desarrollo financiero

Especial de Nicolás Litvinoff para el diario La Nación

“Este año me voy a ganar el Gordo de Navidad y mis problemas financieros desaparecerán”. Se trata del pensamiento típico de una inteligencia financiera muy rudimentaria que busca la solución a un problema de flujos mediante una ganancia única e inmediata.

“El año que viene quiero disminuir mi estrés financiero y con ese objetivo voy a generar flujos alternativos a mis ingresos regulares”. Esta es en cambio una postura que denota una capacidad de reflexión financiera aguda. Quien la sostiene, entiende que la salud financiera pasa pura y exclusivamente por un tema de flujos de dinero y no de ingresos azarosos.

Pero, ¿de qué hablamos cuando nos referimos a flujos y stocks? ¿Qué personas poseen un desarrollo financiero bajo, medio y alto? ¿Cómo podemos cambiar nuestra realidad financiera una vez que incorporemos estos nuevos conceptos? A continuación, la respuesta a estos interrogantes.

Flujos y stock

La inteligencia financiera de una persona crece cuando comprende que el flujo de dinero es más importante que el patrimonio en su economía.

El flujo es el dinero que mes a mes entra y sale de nuestros bolsillos, mientras que el stock refiere a aquello que tenemos dentro del patrimonio y que nos permite generar ingresos mediante su explotación.

Ejemplos de flujo de ingresos: salario, ingresos por un negocio, ingresos por alquileres, ingresos por inversiones financieras, subsidios y beneficios que otorga el Estado, dinero entregado por la ex pareja para la manutención de los hijos.

Ejemplos de flujo de egresos: pago de alquiler, pago de cuotas del colegio, gastos en alimentos, pago de la tarjeta de crédito, pago de cuotas de préstamos, compra de ropa, gastos en esparcimiento.

Ejemplo de stock: Plazo fijo, bonos, acciones, Lebacs, inmueble para alquilar, auto para alquilar, cochera para alquilar, local para alquilar, franquicias otorgadas, regalías.

Como puede observarse, la casa donde vivimos (por más título de propiedad que poseamos) y el coche que manejamos no figuran como stock puesto que no solo no generan ingresos sino que nos obligan a incurrir en gastos: pago de impuestos, servicios, cochera, nafta, seguro, patente, etc. Se trata de un flujo de egresos.

De tal manera, el stock está dentro del patrimonio, pero no todo patrimonio es stock.

Dicho esto, veamos ahora la composición de flujos de las personas con distintos niveles de desarrollo financiero.

Flujos de las personas con desarrollo financiero bajo

Una persona con desarrollo financiero moderado posee un flujo de ingresos único y un flujo de egresos múltiple.

Los ingresos provienen de una sola fuente (salarial, por ejemplo). Llegan a su órbita como un meteorito que atraviesa la atmósfera y se desintegra en tres etapas:

La primera corresponde a los gastos familiares prioritarios: vivienda, comida, educación, viáticos, etc.

La segunda se vincula con el pago de las deudas contraídas para financiar el déficit entre los flujos pasados de ingresos y egresos: pago de deuda con tarjeta de crédito, cuota hipotecaria, préstamo personal, etc.

La tercera etapa corresponde a la nueva refinanciación del déficit personal a tasas más altas que las anteriores.

Flujos de las personas con desarrollo financiero medio

En estos casos el flujo de ingresos es único y los egresos son múltiples, aunque no existen pasivos (deudas) por pagar, con lo cual el egreso total no aumenta mes a mes por el financiamiento de déficits personales anteriores.

El meteorito (los ingresos) se desintegran en una sola etapa y permite cumplir con las distintas erogaciones mensuales.

La persona con desarrollo financiero moderada “vive dentro de sus posibilidades”, bajo el lema de que “lo que sale nunca puede ser mayor de lo que entra”.

Puede usar tarjetas de crédito pero tiene como regla de oro pagar siempre la totalidad del resumen al final de cada mes. Cuida y controla sus egresos porque entiende que esa es la variable de la cual depende su salud financiera.

Durante toda su vida la carga de trabajo es alta (para aumentar su ingreso unidireccional) y su nivel de consumo, austero.

Pausa publicitaria: En el curso de Finanzas Personales para Principiantes y en el de Primeros Pasos en el Mercado (Bolsa) online que dicta Nicolás Litvinoff en Estudinero! podrás aprender y profundizar sobre cada uno de los puntos de esta nota y muchos otros aspectos importantes.
Los cursos online de Estudinero tienen un garantía de calidad de 110%: si no estás conforme con el contenido, te devolvemos lo abonado más 10% por el tiempo empleado.
Más información aquí: cursos online más información.
Consultas dirigidas a Sebastián Vazquez al mail cursos@estudinero.net

Flujos de las personas con desarrollo financiero avanzado

Aquí, los flujos de ingresos no son únicos sino múltiples. El ingreso activo (salario o ingreso como cuentapropista) se utiliza en parte para cumplir con los egresos, pero al menos un 10% se destina a la construcción de un “ejército” de stocks que tienen por misión generar flujos de ingresos adicionales para incrementar, poco a poco, los ingresos totales, permitiendo relajar el gasto y no llevar necesariamente una vida austera.

Estas personas dedican varias horas por semana a su “segundo trabajo”, que es la búsqueda de los mejores sotcks en base a la ecuación riesgo/rentabilidad. No se quedan solo en la teoría sino que van realizando pequeñas pruebas: compran cuotapartes de fondos comunes de inversión en Lebacs, abren una cuenta en una sociedad de Bolsa, compran bonos en distintas monedas, colocan dinero a plazo fijo, acuden a charlas y seminarios sobre alternativas de inversión, colocan dinero en Finanzas Colaborativas, ahorran para comprar una cochera para alquilar, evalúan los nuevos préstamos hipotecarios para ver si el cobro de un alquiler les alcanza para pagar la cuota de un emprendimientos desde el pozo, etc. Tienen en claro que es más importante construir una columna de stocks que un patrimonio holgado.

Mediante el mecanismo de “prueba y error” con importes relativamente pequeños, evalúan qué stocks aportan más ingresos pasivos y elevan su inversión en ese rubro.

Por otra parte, no suelen tomar deuda sino “colocar” deuda. Esto es, destinar parte de sus excedentes a instrumentos que demandan las personas con desarrollo financiero bajo, quienes necesitan financiar sus déficits mensuales.

Conclusión

Flujos. La naturaleza del dinero es un tema de flujos. Primero se debe lograr un excedente entre los flujos de ingresos y los de egresos. Luego, colocar ese excedente en distintos stocks que generen nuevos flujos de fondos constantes (que no es lo mismo que especular con una ganancia de capital vía suba de precios de inmuebles o acciones, por ejemplo).

Una vez que se encuentran stocks generadores de flujos a buen precio, uno debe tratar de colocarse al máximo plazo posible sin pensar tanto en cuándo le devolverán el capital invertido originalmente sino en obtener una renta permanente y perpetua (razonamiento de alguien que entiende la supremacía del flujo de ingresos por sobre el capital principal).

Nadie nace con conocimientos financieros para ubicarse dentro del universo de las personas con desarrollo avanzado. Es una cuestión de aprendizaje y hábitos saludables.

No busques más soluciones milagrosas. Focalizate en tus flujos financieros y verás que el camino hacia una mejor calidad de vida se allanará más temprano que tarde.

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *