Mes a mes: tu planificación financiera para 2017.

mes-a-mes-imagen-nota

Especial de Nicolás Litvinoff para el diario La Nación.

En la columna de la semana pasada, repasamos algunos consejos para hacer que este 2017 sea un año de transformación en tus Finanzas Personales, para que puedas optimizar tu gasto y tus ahorros.

En esta primera nota del año, vamos a profundizar los conceptos de la mano de la planificación.

Voy a proponerte un calendario anual para tu economía doméstica que terminará con la improvisación financiera, tan costosa para la mayoría de las personas.

Te aconsejo tener a mano una agenda o abrir Google Calendar para anotar las tareas que todos los meses guiarán tu camino.

Tareas y conceptos a tener en cuenta en 2017

Enero, el mes de la culpa: dado que diciembre suele ser el mes de mayor gasto del año producto de las fiestas y el pago tardío de vacaciones, entre otros gastos estacionales, en enero puede surgir un sentimiento de culpa que paraliza a mucha gente, afectando su planificación financiera anual.

La primera recomendación consiste entonces en no dejarse llevar por las emociones y evitar tanto la fiebre consumista heredada de diciembre como la depresión post gasto. Lo importante es “parar la pelota” y repasar racionalmente la situación financiera actual.

Lo ideal es que calcules tu grado de liquidez financiera. Este cálculo te dará una mejor idea acerca de dónde estás parado en lo que refiere a tu economía doméstica.

Si las deudas te están agobiando y no te dejan planificar con tranquilidad el año, te recomiendo seguir los consejos ya vertidos en este espacio.

De inmediato, comenzá a registrar todos tus ingresos y egresos de dinero. Podés hacerlo en una libreta, un planilla de Excel o una App.

Por último, enero es el mes para reconfigurar tus metas financieras de mediano plazo (seis meses) y largo plazo (un año). Debés estimar la generación de ingresos pasivos (provenientes de inversiones u otras fuentes que se suman a tus ingresos corrientes). Si necesitás ayuda para establecer tus metas financieras, presioná aquí.

Febrero, el mes del desfasaje: El segundo mes del año puede estar marcado por una suba de precios y tarifas que se anticipan a los aumentos salariales, pero no hay que entrar en pánico puesto que se trata de una situación temporal. Lo ideal es ajustar al máximo los gastos sin tener que endeudarse y sabiendo que probablemente en marzo llegará la tan esperada actualización salarial.

Por otra parte, los que se fueron de vacaciones en enero pueden sufrir una suerte de “resaca financiera post vacacional” que se cura con estos remedios.

Una vez superada la resaca, urge ordenar la economía personal con tips muy sencillos.

Atención: Debido a que se trata del mes más corto, algunos impuestos y servicios se pueden abonar antes de lo habitual.

Marzo, el mes del acopio: Ya con la mejora salarial en el bolsillo, comienza un excelente mes para adelantar consumo corriente: Podés “stockearte” de alimentos no perecederos, artículos de higiene personal y otros productos para evitar el impacto de la inflación al menos durante los siguientes meses. Incluso podés hacerte tiempo para comprar en supermercados mayoristas que venden cajas de pocas unidades. Verás que el ahorro respecto de un comercio minorista será muy importante.

La segunda meta para marzo es comenzar a planificar las vacaciones de invierno a fin de conseguir los mejores precios. Nuevamente,te damos consejos para hacer bien la tarea.

Abril, el primer mes de balances parciales: Dejamos atrás el primer trimestre del año. Ahora, debemos controlar que las metas de corto plazo establecidas en enero se hayan cumplido. Caso contrario, es momento de reprogramarlas para alcanzarlas a más tardar en junio.

Mayo, el mes del análisis y la reducción de gastos: En el epílogo del primer semestre del año conviene realizar un análisis de los desembolsos efectuados desde enero y clasificarlos en gastos necesarios y gastos deseados. El objetivo final es ver cuán cerca o lejos estamos del cumplimiento de la regla de Finanzas Personales 50/30/20, donde se establece que el 50% de los ingresos debe cubrir los gastos necesarios, el 30% los gastos deseados y el 20% debe ir al ahorro.

Junio, el mes de la planificación semestral y el nuevo acopio: Ingresar en la segunda mitad del año implica revisar los objetivos trazados en los meses previos y evaluar si hicimos todo lo posible por cumplirlos.

Por otra parte, debemos iniciar el camino hacia las vacaciones de verano y planificarlas sabiendo que podemos ahorrar más del 30% si reservamos pasaje y estadía con suficiente antelación. El ocio es salud. El ahorro también.

Julio, el mes de la inversión: El frío cala los huesos, pero una bufanda abriga a muchos: el medio aguinaldo. Aprovecharlo implica analizar las distintas inversiones que pueden generar ingresos pasivos para nuestros bolsillos.

Si ninguna nos convence, podemos renovar el acopio de artículos, siempre que se mantengan las expectativas inflacionarias y sea negocio anticipar el consumo en el segmento de gastos necesarios.

Por último, debemos evaluar las metas de los trimestres anteriores y fijar fechas más precisas para las que queden pendientes.

Agosto, el mes del deadline (fecha tope) para los ingresos pasivos: Si no estás generando ingresos pasivos a esta altura del año, tenés un problema y debés resolverlo de manera inmediata.

La esencia del mundo de las Finanzas Personales remite a una relación de poder muy simple: se trata de quién le debe a quién.

Comenzar a generar ingresos con tus inversiones significa pasar al otro lado del mostrador: ser acreedor en lugar de deudor. ¿Seguís debiendo o te deben a vos? El año está más cerca de su fin y ya no hay excusas.

Septiembre, el mes de la planificación de gastos de fin de año: ¿Te acordás de los gastos desenfrenados de diciembre de 2016 y sus consecuencias? Bueno, para que esta situación no se repita a fines de 2017 hay que comenzar a planificar las compras navideñas y de fin de año. Algunos ejemplos: regalos útiles y económicos en lugar de compras desesperadas en paseos de compras abarrotados de gente o cajas de buenos vinos en promoción en lugar de botellas con descuentos que esconden precios previamente remarcados.

Octubre, el mes de las tarjetas de crédito: Llegó la hora de revisar el cumplimento de metas del último trimestre y pensar tanto en cómo llegar de la mejor forma a 2018 como en optimizar las Finanzas Personales durante el próximo año.

Para ello, es necesario realizar un análisis exhaustivo del gasto realizado con tarjetas de crédito y trazar una estrategia para dominar los plásticos. Al respecto, tengo buenos consejos para darte.

Noviembre, el mes del foco en los gastos hormiga: La tarea gruesa debería estar cumplida. Por lo tanto, es el momento de detectar y reducir aquellos gastos que pueden evitarse o posponerse con el objetivo de generar un excedente vital para las vacaciones de verano. ¿Cuáles son los gastos hormiga? Te invito a conocerlos.

Diciembre, el mes de la inversión y el control de gastos de fin de año: Culmina 2017. Si hicimos bien los deberes, tenemos solucionado el ítem “gastos”. Ya nada de lo que necesitamos debería faltarnos. Con el cobro del medio aguinaldo, podemos continuar con la búsqueda de ingresos pasivos a través de nuevas inversiones o sumando capital a los activos que ya poseemos en cartera.

La última obligación consiste en hacer un balance final y no desesperarse si algunos ítems quedaron pendientes: el paso más importante consiste en la puesta en marcha de hábitos saludables para nuestras Finanzas Personales. De su mano, más temprano que tarde, el éxito llegará.

Suscríbase a la lista de correo:

QUE-CURSO-TOMAR-300

¿Quiere que el dinero se transforme en una fuente de satisfacción en vez de una fuente de preocupación en su vida?

Aprenda a salir de deudas, generar ingresos pasivos en su economía doméstica e invertir con éxito en la Bolsa con los tips que Nicolás Litvinoff brinda en los cursos online de Estudinero!. 

Pre -venta Julio -30%  ¡Anótese antes del 25 de Junio y reserve su vacante a precio especial! Comienza lunes 3 de Julio, últimos lugares con descuento exclusivo. Ingrese al siguiente link con su tarjeta de crédito a mano para completar la instripción:

RESERVAR-VACANTE-FPPP-20RESERVAR-VACANTE-PPM-20

Esta promoción es por tiempo limitado, ¡no se quede afuera! ¡Últimos días!

Por dudas y consultas, escribir a cursos@estudinero.net

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *